julio 13, 2024

Lilly Whitworth, una adolescente transgénero de 19 años de Colorado, fue condenada a seis años de prisión por planificar tiroteos masivos en al menos tres escuelas. Whitworth, nacida como William, conoció su destino en un tribunal del condado de Elbert el pasado martes, tras admitir su culpabilidad en la elaboración de planes detallados y escribir un inquietante manifiesto elogiando a infames asesinos.

El caso salió a la luz cuando la hermana de Whitworth llamó a la policía el 31 de marzo del año pasado, informando que la adolescente estaba causando destrozos y amenazando con llevar a cabo un tiroteo en una escuela. La policía descubrió en su posesión diarios que contenían una lista de armas de fuego, instrucciones para imprimir armas en 3D, información sobre fabricación de bombas y una lista de personas a ser asesinadas.

Elbert County Sheriff

Entre los posibles objetivos mencionados se encontraban la Escuela Secundaria Timberview, la Escuela Primaria Prairie Hills y la Escuela Secundaria Pine Creek, así como iglesias y edificios gubernamentales. Whitworth admitió a las autoridades su plan de llevar a cabo un tiroteo masivo en la Escuela Secundaria Timberview, donde había estudiado previamente, sin una razón específica.

Los documentos encontrados también revelaron planes detallados de las escuelas, así como un manifiesto de cuatro páginas en el que Whitworth elogiaba a asesinos en serie como Ed Kemper y al tirador de Sandy Hook, Adam Lanza. La adolescente confesó estar aproximadamente a un tercio de ejecutar su plan cuando fue detenida.

Inicialmente enfrentando cargos de intento de asesinato, daño criminal y amenazas, Whitworth se declaró culpable en noviembre de 2023 de un solo cargo de asalto en segundo grado. Los demás cargos fueron retirados como parte de un acuerdo de culpabilidad. Su defensa argumentó que debería recibir libertad condicional y ser enviada a un programa de correcciones comunitarias para abordar sus supuestos problemas de salud mental.

Sin embargo, el martes pasado, la jueza Theresa Slade rechazó las súplicas de clemencia y dictaminó que una sentencia de prisión era necesaria para «garantizar un sentido de seguridad» en la comunidad. La fiscal Eva Wilson, quien había abogado por una sentencia de 10 años, respaldó la decisión, destacando la magnitud de la planificación y sus efectos en las víctimas.

«Esto tuvo un impacto bastante grande en la comunidad», afirmó la jueza Slade. «La gente resultó herida, la gente estaba asustada».

La madre de Whitworth, Melissa Whitworth-Mathes, compartió que la familia tomó la decisión de responsabilizar a la adolescente por sus acciones. Whitworth, durante su declaración en la corte a principios de este mes, expresó remordimiento y agradeció por haber sido detenida, describiendo cómo se había sumergido en el dolor, la depresión y el aislamiento.

A pesar de la pena de seis años, surge la incertidumbre sobre si Whitworth será enviada a una prisión de mujeres o de hombres debido a su condición de transgénero. La Oficina del Fiscal del Distrito Judicial 18, que llevó el caso, aclaró que no participa en la decisión del lugar de encarcelamiento.