julio 16, 2024

Al menos 17 personas han perdido la vida y unas 60 han resultado heridas en un devastador ataque en la ciudad ucraniana de Chernígov, en la frontera con Bielorrusia. El ataque, perpetrado por Rusia, consistió en el lanzamiento de tres misiles Iskander que impactaron en la ciudad del norte de Ucrania, causando daños en al menos 16 viviendas.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha condenado el ataque, calificándolo de «terrorista», y ha instado a los países occidentales a enviar más sistemas de defensa aérea para proteger a la población ucraniana. Zelenski afirmó que Ucrania no estaría sufriendo estos ataques si contara con suficientes medios de defensa antiaérea y si la comunidad internacional mostrara una determinación más fuerte contra la agresión rusa.

Las explosiones se produjeron en el centro de la ciudad durante la mañana del miércoles, causando una gran cantidad de muertes y heridos entre los civiles. En respuesta, Zelenski anunció que solicitará una reunión urgente del Consejo Ucrania-OTAN para abordar la crisis y garantizar el suministro de sistemas de defensa aérea necesarios para proteger a la población ucraniana.

El alcalde en funciones de Chernígov, Oleksandr Lomako, denunció en la televisión nacional que «Rusia continúa participando en actividades terroristas contra civiles e infraestructuras civiles». Lomako también confirmó que más de 60 personas, incluidos tres niños, resultaron heridas en el ataque.

A pesar de las negativas de Rusia, los informes indican que este ataque se suma a una serie de acciones que han afectado a civiles y a infraestructuras civiles en Ucrania. La comunidad internacional ha expresado su preocupación por la escalada de violencia en la región y ha instado a todas las partes a buscar una solución pacífica al conflicto.

Fuente:https://www.eldiario.es