julio 16, 2024

Al menos 41 personas han muerto en incidentes relacionados con tormentas en todo Pakistán desde el viernes, incluidas 28 muertas por rayos, dijeron funcionarios el lunes.

La Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA) de Pakistán ha advertido sobre deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas porque se esperan más lluvias en los próximos días.

Punjab, la provincia más grande y poblada de Pakistán, fue testigo del mayor número de muertos, con 21 personas muertas por rayos entre el viernes y el domingo.

«He pedido a la NDMA que se coordine con las provincias… y que proporcione artículos de socorro a las zonas donde se produjeron daños», dijo el lunes el primer ministro Shehbaz Sharif.

Las personas que viven en zonas rurales abiertas corren mayor riesgo de ser alcanzados por un rayo durante una tormenta.

Al menos ocho personas murieron en la provincia de Baluchistán, siete de ellas alcanzadas por un rayo, donde 25 distritos fueron azotados por las lluvias y algunas zonas quedaron inundadas.

Se ordenó el cierre de las escuelas de la provincia el lunes y martes, retrasando el regreso de los estudiantes después de las vacaciones de Eid al-Fitr al final del mes sagrado de ayuno del Ramadán.

Cuatro personas murieron en accidentes de tráfico relacionados con carreteras inundadas en la provincia sureña de Sindh.

Otras ocho personas murieron en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa, entre ellas cuatro niños, cuando las casas se derrumbaron bajo las fuertes lluvias.

El presidente del Partido Popular de Pakistán, Bilawal Bhutto Zardari, en declaraciones a los medios locales, culpó al cambio climático por el aumento de los incidentes con rayos.

Pakistán es cada vez más vulnerable a patrones climáticos impredecibles, así como a las lluvias monzónicas, a menudo destructivas, que suelen llegar en julio.