julio 15, 2024

El estado de Alabama ejecutó este jueves al asesino convicto Kenneth Eugene Smith, el primer preso en ser ajusticiado mediante hipoxia por nitrógeno en Estados Unidos.

Smith, de 58 años, perdió dos recursos finales ante la Corte Suprema y uno ante un tribunal federal de apelaciones, en los que argumentó que la ejecución era un castigo cruel e inusual.

Kenneth Smith, de 58 años, fue ejecutado hoy en Alabama, Estados Unidos, con una técnica no probada en humanos hasta ahora.

Este jueves Alabama llevó a cabo la primera ejecución con gas nitrógeno en Estados Unidos, tras recibir la luz verde del Tribunal Supremo el miércoles, en medio de críticas internacionales. El método consistió en poner una mascarilla que sustituirá el oxígeno por el gas nitrógeno, en teoría causando la muerte en pocos minutos.

Kenneth Eugene Smith, de 58 años y condenado a muerte por un asesinato cometido en 1988, emprendió una batalla legal para impedir su ejecución con este método nunca antes probado, pues alega que está siendo tratado como un conejillo de indias. El alto tribunal, sin embargo, rechazó admitir la impugnación de Smith, quien fue ejecutado hoy. Ya se le intentó ejecutar en noviembre de 2022 con inyección letal, pero el verdugo fue incapaz de introducirle las vías intravenosas.

La sala de ajusticiamiento por inyección letal de la penitenciaría de Holman, en Atmore, Alabama, fotografiada en 2002.

La portavoz de la oficina de derechos humanos de la ONU en Ginebra, Ravina Shamdasani, había instado a Alabama a dejar los planes de ejecución a Smith a través de ese método «incipiente y no probado» que podría «constituir tortura» según el derecho internacional, recoge la agencia ‘AFP’.

«La pena de muerte es incompatible con el derecho fundamental a la vida», afirmó Shamdasani, una postura que tiene la ONU como principio.

Alabama es uno de los tres estados de Estados Unidos que aprobó el método de hipoxia de nitrógeno, que consiste en suministrar ese gas a través de una mascarilla hasta privar al cuerpo de oxígeno. El Estado defendió ante un tribunal argumentando que es «quizás el método de ejecución más humano que se haya inventado».

Según la Fiscalía de Alabama, la hipoxia con nitrógeno es “el método de ejecución más indoloro y humano conocido por el hombre”. El gas nitrógeno “causará inconsciencia en segundos y la muerte en minutos”, según funcionarios del estado.

Los detractores de este método no experimentado afirman que el estado no puede predecir lo que ocurrirá y lo que sentirá Smith después de que el celador abra el paso del gas. Sus abogados afirman que corre el riesgo de padecer un sufrimiento prolongado y de morir ahogado en su propio vómito.

¿Pero cómo fue el paso a paso? Esto es lo que se sabe, y lo que no se sabe.

El nuevo método de ejecución consiste en colocar una mascarilla similar a un respirador sobre la nariz y la boca para sustituir el aire respirable por nitrógeno, provocando la muerte por falta de oxígeno.

Smith fue puesto sobre una camilla en la cámara de ejecución y se le colocará un oxímetro de pulso, que mide los niveles de oxígeno en la sangre, dice el documento al que tuvo acceso NBC News. Se le iba a poner una máscara “utilizada con fines industriales”, para garantizar que “se suministre aire respirable” antes de ponérsela en la cara.

Se le permitiría ingresar al cuarto de ejecuciones a un consejero espiritual, el cual interactuará con el recluso como parte de un plan previamente aprobado y permanecería allí hasta que se completara la ejecución.

Luego, se correrían las cortinas de la cámara para que los testigos vieran la ejecución. Al recluso se le permitiría hacer una declaración final.

Se administraría gas nitrógeno en la máscara durante 15 minutos o «cinco minutos después de una indicación plana en el electrocardiograma, lo que sea más largo», dice el documento.