julio 22, 2024

Europa se encuentra en estado de alerta, según documentos filtrados obtenidos por el periódico alemán BILD, que revelan planes de guerra rusos potencialmente desencadenantes de la Tercera Guerra Mundial. Estos informes, basados en información clasificada del Ministerio de Defensa alemán, detallan la preparación de las fuerzas armadas alemanas para un posible ataque ruso «híbrido» en Europa del Este.

Según la filtración, uno de los escenarios denominado «Defensa de la Alianza 2025» prevé un aumento significativo de las tropas rusas a partir de febrero, seguido por una masiva «ofensiva de primavera» en Ucrania. El documento describe cómo Rusia podría desencadenar ciberataques severos en los países bálticos en julio, provocando tensiones y descontento entre los ciudadanos rusos en la región.

En septiembre, se menciona la posibilidad de que Rusia utilice estos conflictos como pretexto para el «Zapad 2024», un ejercicio militar a gran escala que reuniría a decenas de miles de soldados rusos en Bielorrusia y el oeste de Rusia. El informe sugiere que Rusia podría trasladar tropas y misiles a Kaliningrado, entre Lituania y Polonia, miembros de la OTAN, intensificando aún más las tensiones.

El escenario contempla también el uso de propaganda para crear una narrativa de un inminente ataque de la OTAN, con el objetivo final de conquistar la estratégica región de Suwalki Gap en diciembre. Este periodo coincidiría con la transición posterior a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, donde Rusia aprovecharía la oportunidad para sembrar disturbios ficticios y desencadenar violencia en la zona.

El documento filtrado apunta a una posible acusación falsa de Rusia contra los aliados occidentales en enero de 2025, alegando conspiración contra el régimen de Putin. Esto serviría como justificación para reunir tropas en Bielorrusia y los países bálticos para marzo de 2025.

Aunque los planes obtenidos son considerados un escenario potencial preparado por generales alemanes, los aliados europeos toman en serio la amenaza rusa. Funcionarios suecos, por ejemplo, expresaron preocupación sobre la posibilidad de guerra, subrayando la necesidad de preparativos exhaustivos a nivel nacional.

Si bien el presidente ruso Vladimir Putin ha negado repetidamente la intención de llevar el conflicto ucraniano más allá de las fronteras del país, la filtración de estos planes ha aumentado la tensión en la región. La OTAN y sus miembros están evaluando medidas de disuasión creíbles para evitar posibles incursiones rusas, mientras se mantienen en alerta ante cualquier desarrollo en esta delicada situación internacional.

Fuente: nypost