julio 19, 2024

El presidente Joe Biden sugirió en una entrevista publicada este martes que su homólogo israelí, Benjamin Netanyahu, podría estar alargando la guerra en Gaza en un intento de aferrarse al poder y dijo que «no hay certeza» de que Israel haya cometido crímenes de guerra.

«Hay muchas razones para que la gente saque esa conclusión», dijo cuando se le preguntó si creía que Netanyahu buscaba prolongar el conflicto con fines políticos, dando voz a la creencia generalizada en Washington y otras capitales de que el líder israelí está utilizando la guerra como un mecanismo de protección contra el revés.

«Antes de que comenzara la guerra, los militares israelíes le reprochaban que quisiera cambiar la Constitución y el tribunal. Así que se trata de un debate interno que parece no tener consecuencias», dijo Biden, refiriéndose a la reforma judicial propuesta por Netanyahu, que había suscitado airadas protestas antes de los atentados terroristas perpetrados por Hamas el 7 de octubre, que desencadenaron el conflicto actual.

«Es difícil saber si cambiará de postura o no, pero no ha servido de nada», dijo Biden.

El presidente hizo estos comentarios la semana pasada, cuando se disponía a pronunciar un discurso en el que exponía lo que, según él, era una propuesta israelí para poner fin a la guerra y conseguir la liberación de los rehenes.

El discurso pretendía presionar a Hamas y a Israel para que pusieran fin a la guerra, pero el efecto de sus comentarios fue poner a Netanyahu en un aprieto mientras la guerra en Gaza sigue avanzando. Hasta ahora, Netanyahu no ha respaldado públicamente el plan, a pesar de ser una propuesta israelí, y miembros de su gobierno ultraderechista han amenazado con dimitir si se llega a aprobar el plan.

La decisión del presidente de explicar en detalle el plan de Israel puso de relieve su creciente impaciencia ante el estancamiento de las conversaciones para conseguir la liberación de los rehenes.

«Bibi está sometido a una enorme presión por los rehenes… y por eso está dispuesto a hacer cualquier cosa para recuperarlos», dijo Biden, utilizando el apodo de Netanyahu.

Las relaciones entre Biden y Netanyahu se han tornado tensas en los últimos meses a medida que se prolonga la guerra. Estados Unidos se ha sentido frustrado por algunas de las tácticas de guerra de Israel, que, en opinión de las autoridades, no incluyen protecciones suficientemente estrictas para los civiles.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, restó importancia a los comentarios de Biden a Time el martes, diciendo a los periodistas: «Creo que el presidente fue muy claro en su respuesta al respecto, y dejaremos que el primer ministro hable de su propia política y de lo que dicen sus críticos, y el presidente se refería a lo que han dicho muchos críticos».

Biden dijo en la entrevista que no estaba claro si las acciones de Israel constituían crímenes de guerra, una acusación formulada por la Corte Penal Internacional cuando dictó órdenes de detención contra algunos dirigentes israelíes.

Pero sí dijo que Israel se había involucrado «en una actividad que es inapropiada».

«La respuesta es que es incierto y ha sido investigado por los propios israelíes. La CPI es algo que no reconocemos», dijo Biden cuando se le preguntó si creía que Israel había cometido crímenes de guerra en Gaza. «Pero una cosa es cierta, la gente en Gaza, los palestinos han sufrido mucho, por falta de comida, agua, medicinas, etc. Y han muerto muchos inocentes. Pero es, y mucho de ello tiene que ver no solo con los israelíes, sino con lo que está haciendo Hamas en Israel mientras hablamos. Hamas está intimidando a esa población».

Dentro de la Casa Blanca, muchos ven la falta de voluntad de Netanyahu para poner fin a la guerra como un reflejo de su frágil posición política.

Esa precaria posición podría volverse aún más inestable una vez que comiencen las investigaciones sobre posibles fallos en la detección de señales antes de los atentados del 7 de octubre. En la entrevista, Biden no quiso culpar directamente a Netanyahu de los fallos de seguridad.

«No sé cómo una sola persona puede tener esa responsabilidad. Él era el líder del país, así que, por lo tanto, ocurrió. Pero no fue el único que no lo detectó», dijo Biden.

En cambio, dijo que su principal desacuerdo con el líder israelí era su negativa a empezar a planificar la Gaza de la posguerra y su rechazo a un eventual Estado palestino.

«Mi principal desacuerdo con Netanyahu es, ¿qué pasa después, qué pasa después de que termine en Gaza? ¿Qué, a qué se vuelve?», dijo, añadiendo después: «Tiene que haber una solución de dos Estados, una transición hacia una solución de dos Estados. Y ese es mi mayor desacuerdo con Bibi Netanyahu».

Kirby reconoció que Biden y Netanyahu se han enfrentado en el pasado, incluso sobre la viabilidad de una solución de dos Estados, «pero por nuestra parte, vamos a asegurarnos de que Israel tiene lo que necesita para seguir eliminando la amenaza de Hamas, y que vamos a seguir trabajando con el primer ministro y el gabinete de guerra para intentar que esta propuesta supere la línea de meta, una propuesta, añadiría que fue una propuesta israelí que ellos elaboraron tras algunas conversaciones diplomáticas con nosotros, y que han reconocido que es su propuesta, así que en eso nos vamos a centrar».

Fuente: CNN

— Donald Judd de CNN contribuyó con este reportaje.