julio 14, 2024

En un revelador informe de ética de la Cámara de Representantes, se ha descubierto que George Santos, congresista republicano de 35 años del Tercer Distrito de Nueva York, desvió fondos de su campaña para disfrutar de lujos como suscripciones a OnlyFans, tratamientos de Botox y gastos en spa.

El informe destaca que Santos, a través de RedStone Strategies, canalizó al menos 200,000 dólares destinados a su campaña para pagar deudas personales, realizar compras extravagantes y suscribirse a servicios como OnlyFans. Este desvío de fondos incluyó compras de lujo, como una adquisición de $4,127.80 en Hermes.

Las investigaciones revelaron solicitudes de dinero a donantes, quienes creían que estaban contribuyendo a anuncios de televisión. Sin embargo, el dinero acabó en las cuentas bancarias personales de Santos, utilizándose para cubrir gastos personales y deudas acumuladas.

El informe también detalla transacciones cuestionables, como pagos a esteticistas y spas, incluidos tratamientos de Botox. Además, se resalta el uso de fondos de campaña para viajes lujosos, con gastos considerables en vuelos, hoteles, Ubers y comidas, incluyendo una visita a centros turísticos en Atlantic City.

Se destacan errores y omisiones en los informes presentados por Santos ante la Comisión Federal Electoral, indicando posibles irregularidades en los registros financieros de su campaña. Transferencias de fondos a empresas vinculadas a familiares, como la firma consultora Devolder Organization LLC y el comité de acción política RISE, gestionado por su hermana, Tiffany Santos, también fueron objeto de investigación.

Ante la contundencia del informe, Santos respondió acusando al panel de ética de parcialidad, pero sorprendentemente anunció que no buscará la reelección.

Este giro impactante deja a Santos, envuelto en un escándalo financiero, enfrentando consecuencias políticas y éticas mientras su futuro político se desvanece.