julio 16, 2024

El Proyecto de Supervisión, una rama conservadora de la Heritage Foundation, ha presentado una demanda federal contra la Agencia Central de Inteligencia (CIA) el 22 de diciembre, alegando que la agencia no cumplió con la solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA).

Según el Daily Caller, La demanda busca la liberación de registros detallando supuestos sobornos a analistas para cambiar su postura sobre los orígenes de la pandemia de COVID-19.

La acusación sostiene que la CIA retiene información crucial, afirmando que analistas recibieron incentivos monetarios para alterar su posición sobre la explicación más probable de la pandemia: una fuga de laboratorio. Según Kyle Brosnan, asesor principal del Oversight Project, «La Administración Biden se ha negado a ser transparente con el Congreso y el pueblo estadounidense sobre los orígenes del COVID-19.»

La demanda solicita una orden judicial que obligue a la CIA a acelerar la producción de los registros solicitados dentro de 20 días. El asesor Brosnan señala que «un denunciante de la CIA ha hecho serias acusaciones de que la agencia compró a empleados para obstruir los esfuerzos por llegar a la verdad sobre los orígenes del virus.»

En septiembre, un agente de alto nivel de la CIA informó a los presidentes republicanos del comité de la Cámara de Representantes sobre pagos ofrecidos a seis analistas encargados de determinar los orígenes del SARS-CoV-2. La carta exigía documentación sobre estos pagos, mientras que el informante indicaba que la mayoría del equipo creía en una baja confianza de que el COVID-19 se originó en un laboratorio en Wuhan, China.

Alegaciones adicionales incluyen que el ex director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Dr. Anthony Fauci, fue secretamente llevado a la sede de la CIA para influir en los hallazgos de los analistas.

En febrero, el FBI concluyó que la pandemia probablemente comenzó con una fuga de laboratorio. Aunque el Departamento de Energía respaldó esta evaluación, un informe posterior de la comunidad de inteligencia de EE. UU. afirmó que el SARS-CoV-2 no fue modificado genéticamente, pero reconoció preocupaciones de bioseguridad e ingeniería genética en el Instituto de Virología de Wuhan.

La Oficina de Responsabilidad Gubernamental encontró que los contribuyentes estadounidenses financiaron investigaciones de ganancia de función en el laboratorio de Wuhan, mediante subvenciones del NIAID de Fauci y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

El próximo 8 y 9 de enero, Anthony Fauci está programado para declarar ante el subcomité COVID de la Cámara, abordando preguntas sobre su manejo de la respuesta de salud pública de EE. UU. y las controversias surgidas durante y después de la pandemia.

John Ratcliffe, exdirector de inteligencia nacional, testificó que la «teoría de la fuga de laboratorio» era la explicación más creíble para la pandemia, respaldada por inteligencia, ciencia y sentido común. La pandemia de COVID-19 ha dejado casi 7 millones de muertos en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.