julio 14, 2024

Doritos, la conocida marca de snacks, ha despedido a Samantha Hudson, una activista transgénero española, dos días después de descubrir tweets ofensivos en los que mencionaba actos depravados hacia una menor de 12 años. La empresa tomó esta decisión luego de ser alertada sobre los viejos y repugnantes tweets de Hudson, incluido uno en el que escribió sobre hacerle «cosas depravadas» a un niño de 12 años, según reporta Daily Mail.

Samantha Hudson, de 24 años, había aparecido en un video promocional de Doritos España en una nueva asociación, pero la marca eliminó el video de 50 segundos llamado ‘Crunch Talks’ de su Instagram tras el despido de Hudson. Doritos informó a Rolling Stone que ya no trabajaría con Hudson, alegando que no estaba al tanto de sus publicaciones inapropiadas anteriores.

La decisión de despedir a Hudson se produjo después de una reacción masiva en las redes sociales, donde los usuarios publicaron capturas de comentarios anteriores de Hudson, incluyendo tweets sobre querer hacerle «cosas depravadas» a un menor, entre otros mensajes inapropiados.

Hudson se ha identificado como «anticapitalista» y «marxista» en entrevistas, y afirmó en un vídeo estar a favor de «la abolición [y] la destrucción y aniquilación de la familia nuclear monógama tradicional». Además, se disculpó por los tweets después de que reaparecieron, diciendo que «eran pura provocación y de muy mal gusto».

La asociación de la marca con Hudson ha generado críticas y comparaciones con desastrosas asociaciones anteriores, como la de Bud Light con el influencer trans Dylan Mulvaney, que resultó en pérdidas significativas para la empresa. Varios usuarios, incluyendo figuras públicas como Jenna Ellis y Matt Agorist, han expresado su desaprobación y llamado a boicotear los productos de Doritos.

La situación ha generado un intenso debate en las redes sociales, con llamados a boicotear la marca y comparaciones con casos similares en el pasado.

Esta noticia ha generado un gran impacto en las redes sociales y ha provocado un intenso debate sobre la responsabilidad de las marcas al asociarse con figuras públicas y activistas, así como sobre la importancia de la conducta pasada de dichas figuras en la era de las redes sociales.

Fuente: Daily Mail, Rolling Stone