julio 22, 2024

El tirador había cruzado recientemente la frontera estadounidense a través de Eagle Pass en Texas.

La policía de Nueva York intentó detener a un hombre que conducía en sentido contrario por la calle 89 en Queens en un scooter motorizado, pero el hombre abrió fuego contra ellos. El hombre, identificado por la policía como un ciudadano venezolano de 19 años, disparó contra dos agentes de policía de Nueva York la madrugada del lunes. El hombre cruzó recientemente la frontera estadounidense a través de Eagle Pass en Texas.

Dos agentes de la policía de Nueva York intentaron detener al inmigrante adolescente Bernardo Castro Mata después de que lo vieron conduciendo en sentido contrario en la calle 89 en el vecindario de Elmhurst alrededor de la 1:40 am, según el New York Post . Después de una persecución, disparó contra los agentes, alcanzando a uno en la pierna y al otro en el pecho. El oficial llevaba un chaleco antibalas y sólo sufrió una herida por rasguño. Uno de los agentes respondió al fuego y alcanzó a Mata en el tobillo. Fue llevado al New York-Presbyterian en Queens para recibir tratamiento médico.

Según una fuente policial que habló con el medio, Mata se alojaba en un refugio para inmigrantes en el antiguo hotel Courtyard Marriott cerca del aeropuerto LaGuardia y había cruzado a Estados Unidos a través de Eagle Pass, Texas, el año pasado. Eagle Pass ha sido una ruta terrestre popular para los inmigrantes ilegales que cruzan a Estados Unidos. Los inmigrantes ilegales a menudo cruzan la frontera, son detenidos por agentes de control fronterizo y luego liberados en Estados Unidos en espera de una fecha en la corte.

Los dos policías que habían recibido disparos estaban de «buen humor» después del incidente y en condición estable una vez que fueron atendidos en el Hospital General de Elmhurst. El inmigrante ilegal venezolano no tenía antecedentes de condenas, sin embargo, estaba bajo investigación por varios robos en Queens, uno de los cuales incluía a una mujer que supuestamente fue atacada y luego le robaron tarjetas de crédito, dijeron las autoridades al Correo.

“Esto podría haber sido de una manera muy diferente”, dijo el comisionado de la policía de Nueva York, Edward Caban, en una conferencia matutina. El alcalde Eric Adams también elogió a los agentes en la conferencia, sosteniendo el chaleco con el agujero de bala que había recibido.