julio 14, 2024

El Ejército israelí ha confirmado este viernes haber recuperado los cuerpos de tres rehenes, que permanecían retenidos en la Franja de Gaza, entre ellos el de la joven alemana-israelí Shani Louk, de 23 años, a la que Hamás humilló mostrando su cuerpo y cuya muerte había sido confirmada a finales de octubre.

Los otros dos muertos son Amit Buskila, de 28 años, e Itzhak Gelerenter, de 57 años, ambos secuestrados y ya sin vida, según el Ejército israelí, y que asistían el 7 de octubre al festival Nova, donde alrededor de 360 personas fueron asesinadas y 40 apresadas a manos del grupo islamista.

«Según información de inteligencia verificada, Yitzhak Gelernter, Shani Louk y Amit Buskila fueron asesinados durante la masacre del 7 de octubre en la intersección de Mefalsim y sus cuerpos fueron secuestrados en Gaza«, ha expresado este viernes en un videomensaje el portavoz castrense, Daniel Hagari.

Los tres cuerpos fueron recuperados en la noche de este jueves en Rafah (sur), durante una operación militar conjunta del Ejército y el servicio de Inteligencia interior (Shin Bet) basada en información obtenida durante interrogatorios. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha lamentado en un comunicado esta pérdida «desgarradora» y ha enviado a las familias sus condolencias y las de su mujer, Sara Netanyahu.

«Devolveremos a todos nuestros rehenes, tanto los vivos como los fallecidos. Felicito a nuestras valientes fuerzas cuya acción decidida ha devuelto a los hijos e hijas a su propia frontera», ha añadido el ministro, a quienes muchos israelíes acusan de entorpecer un acuerdo de tregua para liberar a más de una treintena de rehenes vivos. El presidente israelí, Isaac Herzog, por su parte, también ha enviado sus condolencias a las familias en un comunicado, y ha asegurado que los cuerpos recibirán «el descanso eterno en Israel».

Las imágenes de la alemana-israelí Louk, en una camioneta dirigida por milicianos de Hamás durante la masacre del 7 de octubre dieron la vuelta al mundo. El 30 de octubre, el Ministerio de Exteriores de Israel confirmó su muerte, según detalló un portavoz, tras encontrarse una parte del cuerpo de la joven.

Israel estima que alrededor de 100 rehenes permanecen en Gaza, además de los cuerpos de aproximadamente 30 más.

En una publicación del Viernes X, el ejército israelí prometió que “seguiría operando para traer a todos nuestros rehenes a casa”.