julio 13, 2024

Jason Holton, conocido como el hombre más obeso de Gran Bretaña, falleció trágicamente por insuficiencia orgánica pocos días antes de cumplir 34 años.

Su madre, Leisa, reveló la desgarradora noticia y compartió que Jason había estado confinado en casa durante ocho años debido a su inmenso cuerpo.

Jason Holton, de Camberley, Surrey, (en la foto) pesaba más de 320 kilos y sufría insuficiencia orgánica.

Según los informes, Jason Holton comenzó a comer en exceso cuando era adolescente mientras lloraba la muerte de su padre.

Leisa dijo: “Probablemente ha tenido unas ocho vidas y pensé que los médicos podrían salvarlo nuevamente, pero lamentablemente no fue posible.

“Le pusieron diálisis renal y un goteo intravenoso, pero sus riñones no funcionaban.

“El médico le dijo a Jason que fallecería en una semana porque sus órganos estaban fallando. Jason pronto empezó a ir cuesta abajo”.

El informe del forense indicó que Jason Holton murió por insuficiencia orgánica y obesidad.

Jason se convirtió en el hombre más pesado del Reino Unido después de la muerte del número 65 de Carl Thompson en 2015.

Llegó a los titulares en 2020 cuando una grúa lo sacó de su apartamento para llevarlo al hospital después de que sus órganos comenzaran a fallar.

Jason, que esperaba que le recetaran el jab Wegovy, no podía caminar y vivía en una cama en su bungalow en un pueblo de Hants.

«Soy el hombre más gordo del Reino Unido; los médicos intentaron enviarme al zoológico para que me hicieran rayos X por una enfermedad misteriosa… Lloro hasta quedarme dormido todas las noches», se le citó haber dicho.

Después de su evacuación con grúa en octubre de 2020, su madre Leisa (en la foto juntas cuando Jason era un niño) le dijo que su hijo aumentó de peso después de desarrollar algunos problemas de salud mental.

Desafíos médicos y hospitalización

A pesar de los esfuerzos de los profesionales médicos, la condición de Jason se deterioró rápidamente después de que sus riñones dejaron de funcionar correctamente.

Fue trasladado al Hospital Royal Surrey County, donde los médicos intentaron diálisis renal y tratamientos intravenosos, pero desafortunadamente, sus órganos continuaron fallando, lo que provocó su muerte prematura.

Lucha contra la obesidad y las complicaciones de salud

Los problemas de peso de Jason estaban bien documentados, con informes que indicaban que una vez pesó más de 300 kilos y se autodenominó «el hombre más gordo de Gran Bretaña».

Su dieta diaria, que incluía un consumo excesivo de calorías y elecciones de alimentos poco saludables, contribuyó a sus problemas de salud relacionados con la obesidad, incluidos mini accidentes cerebrovasculares y sospecha de coágulos sanguíneos.

Desafíos y luchas personales

La batalla de Jason contra la obesidad afectó varios aspectos de su vida, incluida su capacidad para trabajar y su bienestar mental.

A pesar de los intentos de controlar su peso mediante cambios e intervenciones en la dieta, su salud continuó deteriorándose, lo que finalmente condujo a su trágica desaparición.

Legado e impacto

El fallecimiento de Jason Holton arroja luz sobre el profundo impacto de la obesidad en las personas y los sistemas de salud.

Su historia sirve como recordatorio de la necesidad urgente de adoptar medidas de salud pública para abordar la creciente crisis de obesidad y apoyar a las personas que luchan con problemas de salud relacionados con el peso.

Jason Holton de niño.

Desafíos médicos y hospitalización

A pesar de los esfuerzos de los profesionales médicos, la condición de Jason se deterioró rápidamente después de que sus riñones dejaron de funcionar correctamente.

Fue trasladado al Hospital Royal Surrey County, donde los médicos intentaron diálisis renal y tratamientos intravenosos, pero desafortunadamente, sus órganos continuaron fallando, lo que provocó su muerte prematura.

Lucha contra la obesidad y las complicaciones de salud

Los problemas de peso de Jason estaban bien documentados, con informes que indicaban que una vez pesó más de 300 kilos y se autodenominó «el hombre más gordo de Gran Bretaña».

Su dieta diaria, que incluía un consumo excesivo de calorías y elecciones de alimentos poco saludables, contribuyó a sus problemas de salud relacionados con la obesidad, incluidos mini accidentes cerebrovasculares y sospecha de coágulos sanguíneos.

Desafíos y luchas personales

La batalla de Jason contra la obesidad afectó varios aspectos de su vida, incluida su capacidad para trabajar y su bienestar mental.

A pesar de los intentos de controlar su peso mediante cambios e intervenciones en la dieta, su salud continuó deteriorándose, lo que finalmente condujo a su trágica desaparición.

Legado e impacto

El fallecimiento de Jason Holton arroja luz sobre el profundo impacto de la obesidad en las personas y los sistemas de salud.

Su historia sirve como recordatorio de la necesidad urgente de adoptar medidas de salud pública para abordar la creciente crisis de obesidad y apoyar a las personas que luchan con problemas de salud relacionados con el peso.