julio 12, 2024

Una experiencia aterradora, aunque su ingenio le ayudó a salir prácticamente ileso.

Las autoridades rescataron el pasado 20 de junio a un excursionista en California después de que permaneciera perdido 10 días en las montañas, donde comió bayas silvestres y bebió agua que recogió en una bota para sobrevivir.

Lukas McClish, de 34 años, emprendió el 11 de junio lo que se suponía sería una caminata de tres horas en las montañas de Santa Cruz.

Pero al comenzar su camino se perdió, en parte debido a que varios puntos de referencia en el área han sido destruidos en los recientes incendios forestales que han golpeado al estado del oeste de EE.UU.

El 16 de junio su familia reportó su desaparición, luego de que no se presentara a la celebración del Día del Padre.

La denuncia desencadenó una operación de búsqueda y rescate.

McClish fue encontrado el jueves después de ser detectado por un dron de la Oficina del Sheriff de Santa Cruz.

En una publicación en X, el Departamento de Bomberos de San Mateo, que ayudó en los esfuerzos de rescate, compartió que hubo “múltiples informes de testigos que escucharon a alguien gritar pidiendo ayuda, pero la ubicación de esa persona fue difícil de establecer”.

Dijeron que McClish fue encontrado en el bosque entre la carretera Empire Grade Road y la autopista Big Basin en el condado de Santa Cruz.

El hombre fue hallado sin heridas significativas y ya se reunió con su familia, dijo la Oficina del Sheriff.

«Este fue realmente un esfuerzo de equipo con el mejor resultado que podríamos haber esperado», comentaron las autoridades.

Le dará una pausa a sus caminatas

En una entrevista con una estación local de ABC News, McClish dijo que salió de excursión ese día con «sólo un par de pantalones, mi par de zapatos para caminar y un sombrero».

“Tenía una linterna y unas tijeras plegables. Y eso era todo”, añadió.

Contó que sobrevivió bebiendo grandes cantidades de agua, que recogió de una cascada con su bota.

“Simplemente me aseguraba de beber un galón de agua todos los días, pero luego, cuando me acercaba al final, mi cuerpo necesitaba comida y algún tipo de sustento”, dijo.

McClish contó que la terrible experiencia lo dejó «cansado y un poco dolorido» y que se conmovió al ver a todos los equipos de rescate que lo habían buscado.

«Fue realmente una lección de humildad y no sé, fue una experiencia increíble», comentó.

Y agregó que probablemente no saldrá a la naturaleza durante un tiempo.

«Hice suficientes caminatas probablemente para todo el resto del año», dijo.

Fuente: BBC Mundo.