julio 12, 2024

El papa Francisco ha calificado de «hipocresía» el criticar la posibilidad de bendecir a parejas homosexuales, mientras que «nadie se escandaliza si doy mi bendición a un empresario que quizás explota a la gente».

En una entrevista que se publicará mañana en la revista católica ‘Credere’, el sumo pontífice mencionó que la acogida es el corazón del documento que permite la bendición a parejas consideradas ‘irregulares’ para la Iglesia, incluidas las del mismo sexo. Esta histórica apertura ha sido bien recibida por muchas conferencias episcopales del mundo, aunque el ala más conservadora la califica de «blasfemia» y otros obispos, como los africanos, siguen mostrando su rechazo.

En otro extracto de la entrevista, el papa destaca la importancia de abrir el trabajo en la Curia a las mujeres, afirmando que desempeñan mejor que los hombres ciertos roles. Además, reitera su deseo de una Iglesia más cercana a la gente, reconociendo el sufrimiento de las personas y la necesidad de comprender su trabajo y sufrimiento.

El papa Francisco también ha reiterado una de sus frases habituales para tranquilizar sobre su estado de salud y sus problemas de movilidad: «La Iglesia se gobierna con la cabeza, no con las piernas».

Esta declaración del papa ha generado diversas reacciones, desde el apoyo entusiasta hasta la crítica más feroz, evidenciando la complejidad de los debates en torno a la Iglesia y su posición sobre temas sociales y de género.

Es importante destacar que estas declaraciones del papa Francisco han generado un intenso debate en la sociedad y en la Iglesia, reflejando la diversidad de opiniones y posturas en torno a la bendición de parejas homosexuales y la apertura de la Iglesia a nuevas formas de acogida y reconocimiento.