julio 19, 2024

El emblemático puente Francis Scott Key en la ciudad estadounidense de Baltimore se derrumbó después de ser impactado por un barco.

Varios vehículos cruzaban el puente, de más de 2,6 kilómetros de longitud, cuando el portacontenedores chocó con uno de sus soportes.

Se cree que al menos siete personas están en el agua y se detectaron varios vehículos debajo de la superficie, dijeron las autoridades.

Barcos y helicópteros forman parte de las labores de búsqueda y rescate.

El portacontenedores con bandera de Singapur, Dali, chocó contra una columna en el puente de 47 años a la 01:30 hora local (05:30 GMT), provocando su colapso.

Había salido de la terminal de Port Breeze alrededor de las 00:45 con destino a Colombo, Sri Lanka.

Varios vehículos, incluido «uno del tamaño de un camión con remolque», se sumergieron en el agua, dijeron las autoridades.

El departamento de bomberos de Baltimore, la Guardia Costera de Estados Unidos y otras agencias del estado de Maryland están liderando una importante operación de rescate.

El jefe de bomberos de Baltimore, James Wallace, confirmó que dos personas fueron rescatadas y una de ellas había sido «transportada a un centro de traumatología local… en estado muy grave».

El alcalde de Baltimore, Brandon Scott, describió el incidente como una «tragedia impensable» y añadió que la atención debería centrarse ahora en «la preservación de la vida».

El barco tenía una tripulación exclusivamente india con 22 personas a bordo.

Según informes indican que todos los miembros de la tripulación, incluidos dos prácticos del puerto, habían sido contabilizados y no hubo informes de heridos.

«La causa exacta del incidente aún no se ha determinado» y el propietario del barco estaba «cooperando plenamente» con las agencias federales, añade el comunicado.

El gigante naviero Maersk dijo que había fletado el barco y que transportaba la carga de sus clientes.

«Estamos horrorizados por lo que ha ocurrido en Baltimore y nuestros pensamientos están con todos los afectados», afirmó en un comunicado. No había tripulación ni personal de Maersk a bordo del barco.

Según los funcionarios, «no había indicios» de que el accidente fuera intencional o estuviera relacionado con el terrorismo.

Con información de BBC.