julio 15, 2024

El Vaticano ha publicado un documento en el que critica la teoría de género, la cirugía de reasignación de género y la gestación subrogada como afrentas a la dignidad humana.

«Dignitas Infinita», en latín «Dignidad Infinita», fue publicado el lunes después de más de cinco años de desarrollo por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) y se centra en las amenazas a la dignidad humana en el mundo moderno.»A la luz de la Revelación, la Iglesia reitera y confirma resueltamente la dignidad ontológica de la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios y redimida en Jesucristo», afirma el documento en su inicio. Dignitas Infinita aborda más de una docena de temas individuales de la actualidad a través del prisma de las Escrituras y la enseñanza de la Iglesia, incluidos el aborto, la trata de personas, la pobreza, la eutanasia, la pena de muerte y más.

Notablemente, el documento reafirma formalmente y amplía la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la teoría de género, que considera una ideología inadmisible, afirmando que los intentos de alterar el género inmutable de un individuo son en última instancia intentos equivocados de jugar a ser Dios.  «Respecto a la teoría de género, cuya coherencia científica es objeto de considerable debate entre los expertos, la Iglesia recuerda que la vida humana en todas sus dimensiones, tanto físicas como espirituales, es un don de Dios,» afirma el documento. «Este don debe ser aceptado con gratitud y puesto al servicio del bien. Desear una autodeterminación personal, como prescribe la teoría de género, aparte de esta verdad fundamental de que la vida humana es un don, equivale a ceder a la antigua tentación de hacerse Dios, entrando en competencia con el verdadero Dios de amor que se nos revela en el Evangelio.»

No es una postura nueva para la iglesia: el Papa Francisco, obligado a confrontar el rápido aumento de la ideología de género en los últimos años, ha llamado anteriormente a esta una de las «colonizaciones ideológicas más peligrosas del mundo.»

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal argentino Víctor Manuel Fernández, presenta la declaración este lunes en el Vaticano
Gregorio Borgia / Ap-LaPresse

El documento continúa: «Otro aspecto destacado de la teoría de género es que pretende negar la mayor diferencia posible que existe entre los seres vivos: la diferencia sexual. Esta diferencia fundamental no es solo la mayor diferencia imaginable, sino también la más hermosa y poderosa de todas. En la pareja masculina-femenina, esta diferencia alcanza la más maravillosa de las reciprocidades. Así se convierte en la fuente de ese milagro que nunca deja de sorprendernos: la llegada de nuevos seres humanos al mundo.»

Dignitas Infinita ha sido revisado extensamente en los últimos meses y finalmente fue aprobado para su publicación por el Papa Francisco el 25 de marzo. El cardenal Víctor Manuel Fernández, prefecto para la CDF, presentó el documento en una conferencia de prensa el lunes en la Ciudad del Vaticano. El documento reafirma las enseñanzas de la Iglesia sobre el aborto y también elabora sus críticas éticas de larga data a los embarazos subrogados, que dice que son contrarios a la posición pro-vida.

«La Iglesia también se posiciona en contra de la práctica de la gestación subrogada, mediante la cual el niño de inmenso valor se convierte en un mero objeto,» afirma el documento. «En primer lugar y ante todo, la práctica de la gestación subrogada viola la dignidad del niño. De hecho, cada niño posee una dignidad intangible que se expresa claramente, aunque de manera única y diferenciada, en cada etapa de su vida: desde el momento de la concepción, al nacer, crecer como niño o niña y convertirse en adulto,» escribió el dicasterio en el documento. «Debido a esta dignidad inalienable, el niño tiene derecho a tener un origen plenamente humano (y no inducido artificialmente) y a recibir el regalo de una vida que manifieste tanto la dignidad del dador como la del receptor.» La gestación subrogada mediante fertilización in vitro generalmente requiere la fertilización artificial de múltiples embriones humanos, algunos de los cuales a menudo luego son congelados o destruidos perpetuamente.

Debe ser protegido y valorado desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, independientemente de la etapa de desarrollo o las circunstancias de la vida.  También ha expresado una profunda preocupación por la industria internacional que rodea los embarazos subrogados: parejas de países ricos que pagan para que sus embriones sean gestados por mujeres empobrecidas en el Tercer Mundo.

Continúa: «Además, reconocer la dignidad de la persona humana también implica reconocer todas las dimensiones de la dignidad de la unión conyugal y de la procreación humana. Considerando esto, el legítimo deseo de tener un hijo no puede transformarse en un ‘derecho a tener un hijo’ que no respeta la dignidad de ese niño como receptor del don de la vida.» Dignitas Infinita ofrece una visión de la perspectiva de la Iglesia Católica sobre más de 14 temas éticos clave que el Vaticano considera que requieren una consideración más intensa por parte de la sociedad.

Aunque no es exhaustivo, los temas discutidos en esta Declaración se seleccionan para iluminar diferentes facetas de la dignidad humana que podrían estar oscurecidas en la conciencia de muchas personas», dice el texto. «Algunos temas pueden resonar más con algunos sectores de la sociedad que con otros. Sin embargo, todos ellos nos parecen necesarios porque, tomados en conjunto, nos ayudan a reconocer la armonía y la riqueza del pensamiento sobre la dignidad humana que fluye del Evangelio.

» No pretende ser una guía completa y exhaustiva de las controversias morales modernas, sino que se presenta como una mirada superficial a las afrentas más urgentes a la dignidad humana. Continúa: «Esta Declaración no pretende agotar un tema tan rico y crucial. En cambio, su objetivo es ofrecer algunos puntos de reflexión que puedan ayudarnos a mantener una conciencia de la dignidad humana en medio del complejo momento histórico en el que vivimos. Esto es para que no perdamos nuestro camino y nos abramos a más heridas y sufrimientos profundos en medio de las numerosas preocupaciones y ansiedades de nuestro tiempo.»