julio 12, 2024

Aumenta la indignación pública en China por las acusaciones de que una importante empresa alimentaria estatal ha estado recortando costes utilizando los mismos camiones cisterna para transportar combustible y aceite de cocina, sin limpiarlos en el medio.

El escándalo, que implica a la mayor empresa china de almacenamiento y transporte de cereales, Sinograin, y al conglomerado privado Hopefull Grain and Oil Group, ha suscitado preocupación por la contaminación de los alimentos en un país sacudido en las últimas décadas por una serie de escándalos de seguridad alimentaria y farmacéutica, y ha suscitado duras críticas de los medios de comunicación estatales chinos.

Era un «secreto a voces» en la industria del transporte que los camiones cisterna cumplían una doble función, según un informe publicado la semana pasada por el medio estatal Beijing News, que denunciaba que los camiones que transportaban determinados combustibles o líquidos químicos también se utilizaban para transportar líquidos comestibles como aceite de cocina, sirope y aceite de soja, sin los procedimientos de limpieza adecuados.

Este martes, la oficina de seguridad alimentaria del Consejo de Estado administrativo de China anunció que un equipo interdepartamental investigaría el transporte de aceite comestible, prometiendo que los responsables de cualquier mala práctica «serán castigados severamente de acuerdo con la ley», según un comunicado publicado en el sitio web del máximo regulador del mercado.

Las dos empresas mencionadas en el informe de los medios de comunicación también declararon que se están llevando a cabo investigaciones.

Mientras tanto, otros grandes fabricantes de aceite comestible no mencionados en el informe emitieron declaraciones en las que afirmaban que no utilizaban camiones de combustible para transportar sus productos.

La seguridad y la inocuidad de los alimentos han sido cuestiones fundamentales para el dirigente chino Xi Jinping, que las ha vinculado a la estabilidad nacional y ha calificado su supervisión satisfactoria de prueba de la capacidad de un gobierno para gobernar.

En los últimos días, cuando el debate sobre las denuncias se disparó en las redes sociales, los medios de comunicación estatales chinos, estrictamente controlados a nivel nacional, también se apresuraron a criticar las supuestas malas prácticas, en una señal de que el Estado quería ser visto como el impulsor de la condena del asunto, en lugar de actuar para aplacar la ira pública.

A principios de esta semana, la cadena de televisión estatal CCTV calificó la supuesta práctica y la posible contaminación de productos alimenticios por el combustible abandonado en los camiones cisterna de «envenenamiento» y de «desprecio extremo por la vida y la salud de los consumidores».

El portavoz del Partido Comunista, el People’s Daily, afirmó que cuando está en juego la seguridad alimentaria «no hay derecho al silencio» y pidió a los reguladores que actúen.

Expertos citados por medios oficiales también hablaron de los peligros para la salud de las supuestas prácticas.

«El uso de camiones cisterna con productos químicos para los aceites comestibles provocará inevitablemente una contaminación residual», afirmó Liu Shaowei, experto en seguridad alimentaria citado por la CCTV.

El consumo prolongado de aceites con residuos químicos puede provocar intoxicaciones con síntomas como náuseas, vómitos y diarrea. Incluso puede causar daños irreversibles en órganos como el hígado y los riñones, añadió Liu, según la cadena.

Reacción pública e investigaciones

En redes sociales chinas, fuertemente moderadas, muchos ciudadanos pidieron la retirada de productos y una mayor supervisión del sector.

Algunos también parecieron vincular la situación a problemas más generales del país, donde la recesión económica está generando frustración social y existen preocupaciones muy arraigadas sobre los límites de la rendición de cuentas por parte de entidades poderosas y vinculadas al gobierno.

«Ahora solo quiero burlarme de (frases como) ‘Estado de derecho’ y ‘servir al pueblo’ cada vez que las veo», rezaba un comentario en Weibo, la plataforma china de redes sociales tipo X, que obtuvo miles de «me gusta».

Este sábado, la empresa estatal Sinograin anunció que había puesto en marcha inspecciones en todas sus operaciones y se comprometió a dejar de trabajar con cualquier proveedor de transporte que incumpliera las normas de seguridad.

«Sinograin exige a todas las unidades del sistema que cumplan estrictamente sus responsabilidades, se atengan a las normas de trabajo y eviten los riesgos de contaminación de las reservas de grano y aceite», señaló la empresa, el almacenador oficial de grano de China, en un comunicado publicado en su cuenta oficial de Weibo.

Un empleado de Hopefull Grain and Oil Group declaró este lunes al medio estatal Economic View que «los departamentos pertinentes» habían investigado el asunto y que harían un anuncio oficial. La persona añadió que un petrolero descrito en el informe de los medios de comunicación no era propiedad de la empresa y dijo que no había problemas de calidad con los productos de aceite de su marca, según Economic View.

Expertos citados por los medios estatales señalaron que, si bien China no tiene una ley específica que regule los procedimientos de transporte de aceites comestibles, las directrices nacionales dicen que los transportistas deben utilizar «contenedores dedicados, y los camiones cisterna y contenedores de aceite vegetal no comestible están estrictamente prohibidos para este fin».

Mientras tanto, la Ley de Seguridad Alimentaria de China exige que los alimentos «no se almacenen ni transporten junto con artículos tóxicos o nocivos», y mezclar materias primas no comestibles tóxicas y nocivas es un delito punible con una pena de prisión potencialmente larga. Los culpables de intoxicación alimentaria con resultado de muerte pueden enfrentarse a la pena de muerte.

Fuente: CNN