julio 15, 2024

Un memorándum interno del Departamento de Estado de Estados Unidos, marcado como «sensible pero no clasificado», fue filtrado el lunes, revelando una creciente división en la administración del presidente Joe Biden respecto al apoyo inquebrantable de Estados Unidos a Israel.

El memorándum, obtenido por Politico, critica la posición estadounidense de apoyo a Israel y urge al presidente Biden a respaldar un alto el fuego exigido por Hamas en la reciente operación en Gaza. Además, insta a la administración Biden a que critique públicamente las tácticas militares de Israel y el trato a los palestinos.

El documento argumenta que la solidaridad estadounidense con Israel durante la operación en Gaza está contribuyendo a la percepción pública regional de que Estados Unidos es un actor parcial y deshonesto en el conflicto, lo que podría perjudicar los intereses estadounidenses en todo el mundo.

«Debemos criticar públicamente las violaciones de Israel a las normas internacionales, como la falta de limitación de las operaciones ofensivas a objetivos militares legítimos… Cuando Israel apoya la violencia de los colonos y las confiscaciones ilegales de tierras o utiliza un uso excesivo de la fuerza contra los palestinos, debemos comunicar públicamente que esto va en contra de nuestros valores estadounidenses para que Israel no actúe impunemente», dice el memorándum.

El memorándum también cuestiona la afirmación de Israel de que el riesgo para los civiles en Gaza se debe a un «plan de Hamas». Señala que los terroristas, que tomaron como rehenes a aproximadamente 240 personas desde el ataque terrorista del 7 de octubre, utilizaron a los civiles como escudos humanos en lugares como mezquitas, campos de refugiados, hospitales y escuelas.

El Departamento de Estado declinó hacer comentarios sobre el memorándum filtrado, pero destacó la diversidad de opiniones dentro de la administración. El portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, subrayó previamente la importancia de permitir que las personas expresen sus opiniones dentro del departamento.

Esta filtración plantea preguntas sobre la dirección de la política exterior de Estados Unidos y la relación continua con Israel, en medio de un aumento de la tensión en la región y la creciente preocupación internacional por el conflicto en curso en Gaza.