julio 15, 2024

Más de 1.000 drones al mes están cruzando el espacio aéreo estadounidense cerca de la frontera con México, advirtió el general de la Fuerza Aérea Gregory Guillot durante una audiencia del Senado. Guillot, comandante del Comando de Defensa de América del Norte y del Comando Norte de Estados Unidos, destacó que esta cifra es «alarmante» y representa una amenaza potencialmente «creciente» para la seguridad nacional.

Según Guillot, el número exacto de incursiones de drones es desconocido, pero es probable que supere los 1.000 por mes. Esta preocupante tendencia ha sido confirmada por funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, quienes señalan que los cárteles mexicanos están utilizando drones para rastrear la ubicación de las autoridades a lo largo de la frontera, facilitando así el contrabando de personas y drogas.

La agente jefa de patrulla del sector del Valle del Río Grande, Gloria Chávez, informó al Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes que solo en su sector de Texas se han reportado más de 10,000 incursiones de drones y 25,000 avistamientos en el último año. Esta situación ha llevado a un desequilibrio preocupante, con los adversarios teniendo 17 veces más drones, el doble de horas de vuelo y financiación ilimitada para expandir sus operaciones.

En enero de 2023, autoridades descubrieron imágenes de drones de agentes de la Patrulla Fronteriza supuestamente baleados por traficantes de personas durante una redada. Esta revelación subraya la creciente tendencia de los contrabandistas de personas que utilizan drones para vigilar a las fuerzas de seguridad fronteriza, otorgando a las organizaciones criminales transnacionales nuevas capacidades que están ansiosas por explotar.

El general Guillot, aunque no ha visto ninguna de estas incursiones convertirse en una amenaza a nivel de defensa nacional, advirtió que el potencial de peligro está en aumento. Este llamado de atención resalta la necesidad urgente de abordar este problema desde una perspectiva de seguridad nacional y de fronteras, antes de que la situación se agrave aún más y se vuelva más difícil de controlar.