julio 16, 2024

El gobierno de Javier Milei ha tomado medidas drásticas en respuesta a la situación en la Embajada argentina en Caracas. Tras la interrupción del suministro eléctrico y la llegada de disidentes cercanos a la líder opositora María Corina Machado, al menos dos gendarmes serán trasladados a Venezuela para reforzar la seguridad en la sede diplomática.

La decisión fue tomada luego de que autoridades argentinas denunciaran el incidente ocurrido el martes, cuando la Embajada acogió a los opositores poco antes del cierre del registro de candidaturas para las elecciones presidenciales de julio. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, junto a la ministra de Asuntos Exteriores, Diana Mondino, coordinaron el envío de agentes de la Gendarmería Nacional para garantizar la protección de la sede y del personal diplomático.

Se ha anunciado que uno de los gendarmes se encargará de la seguridad en la Embajada, mientras que el otro custodiará la residencia oficial del representante diplomático argentino. Hasta ahora, la seguridad en la residencia estaba a cargo de dos militares de la Guardia Bolivariana.

Estas medidas buscan asegurar la integridad de la misión diplomática argentina en Venezuela, en un contexto de creciente tensión política y social en el país sudamericano. La presencia de disidentes cercanos a María Corina Machado en la Embajada ha generado preocupación y ha llevado al gobierno argentino a tomar acciones para proteger sus intereses y a su personal en el extranjero.