julio 19, 2024

El desborde del río Ural, el tercero más largo de Europa, ha provocado graves inundaciones en el suroeste de Rusia y el norte de Kazajstán, con más de 100.000 personas evacuadas y pronósticos meteorológicos desfavorables para los próximos días. Las autoridades advierten que podría tratarse del peor desastre natural en décadas en la región.

Las fuertes lluvias y el rápido deshielo han causado el desbordamiento de varios ríos caudalosos en Kurgán y Tiumén, así como daños en localidades de los Montes Urales, Siberia y zonas cercanas a los ríos Ural y Tobol en Kazajstán.

En Rusia, se prevé la evacuación de unas 280.000 personas en Kurgán si la situación empeora. En la provincia de Oremburgo, cerca de 10.000 personas han sido evacuadas, incluidos 1.700 niños. Además, más de 13.000 viviendas y 146 puentes han sido afectados.

En Kazajstán, más de 96.000 personas han sido evacuadas desde el inicio de las inundaciones, especialmente en el norte del país. Los presidentes de Rusia y Kazajstán, Vladimir Putin y Kasim Yomart Tokayev, respectivamente, acordaron trabajar conjuntamente para hacer frente a la situación.

Las autoridades continúan monitoreando la situación y brindando apoyo a las personas afectadas por estas devastadoras inundaciones.