julio 22, 2024

Por segunda vez en semanas consecutivas, el Departamento de Estado de los Estados Unidos emitió una advertencia a sus ciudadanos sobre los crecientes niveles de delincuencia en una nación insular del Caribe. En esta ocasión, el foco de la alerta se centra en Jamaica, donde la Embajada de Estados Unidos ha elevado el nivel de precaución al Nivel 3, instando a los ciudadanos a «reconsiderar viajar» a este popular destino turístico.

La advertencia, emitida el 23 de enero, destaca la prevalencia de crímenes violentos en Jamaica, como allanamientos de viviendas, robos a mano armada, agresiones sexuales y homicidios. La Embajada subraya la frecuencia de agresiones sexuales, incluso en complejos turísticos con todo incluido, y señala la falta de eficacia de la policía local en la respuesta a incidentes criminales graves.

Además, la lentitud en el procesamiento de arrestos y casos criminales ha sido un tema preocupante, según la advertencia. Las familias de ciudadanos estadounidenses que han fallecido debido a accidentes o homicidios a menudo esperan un año o más para recibir certificados de defunción definitivos por parte de las autoridades jamaicanas.

La cifra de asesinatos en Jamaica desde el comienzo del nuevo año es alarmante, con 65 casos registrados según datos de la Fuerza de Policía de Jamaica. Aunque esta cifra es inferior a los 81 informados en el mismo período en 2023, aún refleja una situación preocupante.

Este anuncio se produce en un contexto regional en el que otras naciones insulares del Caribe también enfrentan problemas de seguridad. La semana pasada, la Embajada de Estados Unidos en Nassau emitió una advertencia similar para los viajeros que planean visitar las Bahamas, citando 18 asesinatos desde el inicio del año. La violencia de pandillas en represalia ha sido identificada como el principal motivo detrás de estos crímenes.

Ante la escalada de la delincuencia, el Departamento de Estado también emitió un aviso de Nivel 2 para Jamaica, instando a los visitantes a tomar mayores precauciones. Se aconseja a los ciudadanos estadounidenses que visitan la isla adquirir un seguro de viajero, que incluya cobertura médica.

En respuesta a la crisis, el Primer Ministro de las Bahamas, Philip Davis, anunció medidas para abordar la creciente delincuencia. Se implementarán barricadas y acciones policiales más intensivas, aunque el Primer Ministro aseguró que se evitará violar las libertades civiles. Reconoció que estas medidas podrían afectar los planes y la movilidad de los ciudadanos, pero insistió en que es un «pequeño precio a pagar» por lograr calles más seguras y reducir la incidencia de asesinatos y otros crímenes violentos.

El Departamento de Estado destaca que la tasa de homicidios en Jamaica ha estado entre las más altas del hemisferio occidental durante varios años, instando a los viajeros a mantenerse informados y tomar precauciones adicionales en medio de este aumento de la delincuencia en la región.