julio 22, 2024

La fecha del juicio en el caso de Donald Trump por dinero secreto en Nueva York ha sido fijada para el lunes 25 de marzo, según lo dictaminó hoy un juez, quien rechazó las solicitudes de retraso presentadas por los abogados del ex presidente.

Este caso, que ha capturado la atención nacional e internacional, se centra en acusaciones de años de antigüedad que implican a Trump en intentos de enterrar historias sobre supuestas relaciones extramatrimoniales surgidas durante su campaña presidencial de 2016.

Entre las acusaciones se encuentran pagos realizados a dos mujeres: la estrella porno Stormy Daniels y la ex modelo de Playboy Karen McDougal, así como a un portero de la Torre Trump que afirmó tener información sobre un presunto hijo ilegítimo de Trump. A pesar de las afirmaciones de los fiscales y las pruebas presentadas, Trump ha negado enérgicamente haber mantenido cualquier encuentro sexual con estas mujeres.

El caso se ha destacado por las tácticas utilizadas para silenciar a las mujeres y enterrar las historias, una práctica conocida como «atrapar y matar». Según los informes, Michael Cohen, el abogado de Trump en ese momento, pagó a Daniels $130,000 dólares, mientras que el editor del National Enquirer pagó $150,000 dólares a McDougal para evitar la divulgación de sus historias.

Además de estos pagos, la fiscalía ha alegado que la empresa de Trump posteriormente pagó a Cohen $420,000 dólares, etiquetando estos pagos como gastos legales. Sin embargo, el equipo legal de Trump ha sostenido que estos acuerdos no constituyen un delito y han defendido la legalidad de las transacciones.

La audiencia de hoy marcó la primera vez que Trump estuvo presente en el tribunal de Nueva York desde abril de 2023, cuando enfrentó una acusación histórica que lo convirtió en el primer expresidente en ser acusado de un delito. Su presencia en el tribunal resalta la gravedad del caso y su impacto potencial en el futuro político de Trump, quien actualmente está buscando un retorno a la Casa Blanca.

Este juicio es solo el primero de cuatro procesos penales que enfrenta Trump, lo que agrega una dimensión adicional a su intento de regresar a la arena política más alta del país. A medida que se acerca la fecha del juicio, la atención del mundo seguirá centrada en este caso y su posible repercusión en el futuro político de Donald Trump.