julio 13, 2024

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) solicitó órdenes de arresto para el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el líder de Hamás en Gaza, Yahya Sinwar, por crímenes de guerra.

Karim Khan KC dijo que había motivos razonables para creer que ambos hombres tenían responsabilidad penal por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad desde el día del ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre en adelante.

También se busca arrestar al ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, y al líder político de Hamás, Ismail Haniyeh, junto con el jefe militar del grupo, Mohammed Deif.

Mohammed Deif y Yahya Sinwar se encuentran en Gaza y se desconoce su paradero. Ismail Haniyeh vive en Qatar.

Los jueces de la CPI decidirán ahora si creen que las pruebas son suficientes para emitir órdenes de arresto, algo que podría llevar semanas o meses.

Reuters Palestinos caminan entre los escombros en Khan Younis (foto de archivo)
Más de 35.500 personas han muerto en la guerra, según el Ministerio de Salud dirigido por Hamás.

El ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Israel Katz, calificó la medida de Khan como un «ataque frontal desenfrenado» contra las víctimas de los ataques del 7 de octubre y una «desgracia histórica que será recordada para siempre».

Anunció que se crearía un centro de mando especial para luchar contra la decisión, que según él tenía como objetivo atar las manos de Israel y negarle el derecho a la autodefensa.

Un alto funcionario de Hamás, Sami Abu Zuhri, dijo a Reuters que solicitar órdenes de arresto para tres líderes de Hamás «equipa a la víctima con el verdugo».

También afirmó que la decisión animaba a Israel a continuar lo que llamó su «guerra de exterminio».

Khan acusó a los líderes de Hamás de haber cometido crímenes que incluyen exterminio, asesinato, toma de rehenes, violación, violencia sexual y tortura.

«Los crímenes contra la humanidad acusados ​​formaban parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil de Israel por parte de Hamás y otros grupos armados», afirmó en un comunicado.

«Algunos de estos crímenes, en nuestra opinión, continúan hasta el día de hoy».

Hamás, dijo, había infligido «un dolor insondable mediante una crueldad calculada y una insensibilidad extrema».

Dijo que el primer ministro y el ministro de defensa de Israel eran sospechosos de crímenes que incluían hacer morir de hambre a civiles como método de guerra, asesinato, dirigir ataques intencionales contra una población civil y exterminio.

Khan dijo que su oficina tenía pruebas de que Israel había «privado intencional y sistemáticamente a la población civil en todas partes de Gaza de objetos indispensables para la supervivencia humana».

Israel, dijo, tiene derecho a defenderse, pero no «causando intencionalmente muerte, hambre, grandes sufrimientos y daños graves al cuerpo o la salud de la población civil», lo que, según dijo, eran actos criminales.

EPA doliente en el lugar de la masacre del festival Nova (13/05/24)
El ataque del 7 de octubre por parte de Hamás fue el más mortífero en la historia de Israel.

El ministro del gabinete de guerra israelí, Benny Gantz, rival político de Netanyahu, denunció la decisión del fiscal.

«Establecer paralelos entre los líderes de un país democrático decidido a defenderse del terrorismo despreciable y los líderes de una organización terrorista sedienta de sangre es una profunda distorsión de la justicia y una flagrante bancarrota moral», afirmó.

Las acusaciones contra los líderes israelíes y de Hamás surgen de los acontecimientos del 7 de octubre, cuando oleadas de hombres armados de Hamás atacaron Israel, matando a unas 1.200 personas y llevando a otras 252 de regreso a Gaza como rehenes. El ataque desencadenó la guerra actual, en la que al menos 35.500 palestinos han muerto en Gaza, según el Ministerio de Salud del territorio dirigido por Hamás.

Ni Israel ni Qatar son miembros de la CPI, pero los territorios palestinos fueron admitidos como estado miembro en 2015. En caso de que se emitieran órdenes de arresto, la CPI dependería de los países miembros para llevar a cabo un arresto.

Ninguna democracia de estilo occidental ha recibido antes una orden de arresto de la CPI contra su líder. Si Netanyahu se convirtiera en el primero, alarmaría profundamente a Israel y sus aliados, además de poner a prueba los poderes de limitación de la CPI.

Fuente: BBC.