julio 16, 2024

La historia del avión venezolano-iraní llega a su fin este fin de semana, ya que será llevado de Ezeiza a los Estados Unidos. La aeronave, un Boeing 747-300 adaptado como carguero, fue comprado por el chavismo a la iraní Maham Air y pertenece a la empresa venezolana Emtrasur Cargo. La justicia estadounidense solicitó su decomiso en 2022 debido a presuntos nexos con el terrorismo.

La entrega de la aeronave por parte de la justicia argentina a la estadounidense se llevará a cabo entre la noche de este sábado y la madrugada del lunes, en un proceso de máximo sigilo. Funcionarios estadounidenses han mantenido la aeronave en condiciones impecables, realizando mantenimiento permanente para preservar su capacidad de vuelo.

Este suceso se da en medio de un oscuro episodio ocurrido el 5 de febrero, cuando el ex primer secretario de la Embajada de Venezuela en Argentina, Jesús Jara Díaz, fue demorado en Ezeiza fotografiando sin permiso a un funcionario de la Embajada de Estados Unidos y al secretario del juzgado federal de Federico Villena. Jesús Jara Díaz fue declarado «persona no grata» por la Cancillería argentina y tuvo que marcharse del país.

El avión fue retenido en Ezeiza en junio de 2022, cuando aterrizó debido a la necesidad de combustible. La aeronave está sujeta al complejo sistema de sanciones de los Estados Unidos por supuesto uso para actividades terroristas internacionales. La tripulación, compuesta por 14 venezolanos y cinco iraníes, fue finalmente liberada y se investiga su presunto vínculo con el terrorismo.

El juez federal Villena, de Lomas de Zamora, aceptó la solicitud de los Estados Unidos y ordenó la entrega a dicho país de la aeronave. Este suceso ha generado controversia diplomática y judicial, involucrando a varios países y organismos internacionales.

El avión venezolano-iraní, objeto de una larga saga judicial y política, será llevado a los Estados Unidos este fin de semana, marcando el fin de una historia llena de controversias y oscuros episodios.