julio 22, 2024

Un ejemplar de anisakis, un gusano marino que parasita a los peces y que causa severos trastornos de salud. EM

La Rasff no ha dado más datos que la procedencia de las huevas de merluza infectadas, que vienen de Marruecos.

La Unión Europea ha emitido, a través del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos de la Unión Europea (Rasff), una alerta sanitaria por unas huevas de merluza con anisakis que se han detectado en un control fronterizo en España.

El producto ha sido inmediatamente retirado pero el organismo desconoce si otros lotes han podido eludir los controles, llegando a nuestros mercados. Eso sí, ha calificado de «grave» la alerta sanitaria emitida.

La Rasff no ha dado más datos que la procedencia de las huevas de merluza infectadas, que vienen de Marruecos. No ha desvelado, ya que nunca lo hace, el destino del producto o el paso fronterizo donde ha sido detectado el parásito que contiene.

El anisakis es un parásito que puede encontrarse en el pescado y en los cefalópodos (calamar, pulpo, sepia,…) y provocar alteraciones digestivas y reacciones alérgicas que, en ocasiones, pueden ser graves, como informan desde Aecosan, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, que depende del Ministerio de Sanidad.

El anisakis se contrae cuando se ingiere alguno de estos alimentos parasitados crudos o en preparaciones que no terminen con el parásito.

Para tratar de prevenir la ingesta de parásito hay que tener mucho cuidado y tratar de comprar el pescado limpio y sin tripas (si las tienen, quitárselas lo antes posible), utilizar como métodos de preparación la cocción, fritura, horneado o plancha. (el pescado ha de alcanzar, al menos, 60ºC de temperatura durante un minuto), preparar los crustáceos (langosta, langostino, gamba, nécora…) cocidos o a la plancha y si se quiere comer el pescado crudo o en otras preparaciones que no terminen con el parásito, deberá congelarlo previamente.

Fuente: El Mundo de España