julio 15, 2024

📷 GETTY IMAGES

Los pilotos del avión de Japan Airlines que el pasado martes se incendió en Tokio se dieron cuenta del incendio cuando una azafata les informó, según reseña una nota de la BBC.

El avión chocó en la pista de aterrizaje del aeropuerto de Haneda de la capital japonesa con una aeronave de la Guardia Costera en la que viajaban al menos seis personas.

Tras desatar la alarma, la evacuación de las 379 personas a bordo del vuelo 516 de Japan Airlines procedió con una precisión que salvó vidas.

Cinco de las seis personas a bordo del avión más pequeño de los guardacostas, un Bombardier Dash-8, murieron.

«Justo después de que el avión aterrizara, el piloto sintió un shock repentino y perdió el control. Se produjo un incendio, pero los pilotos al principio no se dieron cuenta de lo que sucedía y se enteraron [a través de la] asistente de cabina», dijo el portavoz de JAL.

Cuando ocurrió el incidente había tres pilotos y 12 asistentes de vuelo a bordo. El sistema de megafonía del avión resultó dañado, lo que obligó a la tripulación a utilizar megáfonos manuales y a gritar instrucciones.

«Lo primero que hicieron los auxiliares de cabina [después de darse cuenta de que había] pasajeros que sabían que el avión estaba en llamas, fue obligarlos a mantener la calma y no levantarse, algo que podría haber entorpecido la evacuación. El sistema de megafonía quedó inutilizable por lo que se dieron las instrucciones sin él».

Los medios japoneses han descrito la evacuación como «18 minutos milagrosos».

Los pasajeros dejaron su equipaje de mano, corrieron hacia las salidas de emergencia y salieron del avión antes de que éste quedara envuelto en llamas.

«[Cuando] el humo empezó a entrar en la cabina y a extenderse… los asistentes [comenzaron a gritar] a los pasajeros, [diciendo]: ‘¡Dejen sus pertenencias!’, ‘Quítense los tacones altos’ y ‘Cabeza abajo’. «, dijo el portavoz.

Su «cooperación… fue [la] clave para que todos los pasajeros [pudieran] escapar de forma rápida y segura», agregaron.

Se le ordenó esperar
Las autoridades japonesas dijeron el miércoles por la noche que el avión de la Guardia Costera no tenía autorización para despegar en la pista de Haneda. El avión iba a entregar ayuda a las zonas afectadas por el terremoto.

Según las autoridades, el vuelo de JAL recibió permiso para aterrizar en la pista 34R de Haneda, mientras que al avión de la Guardia Costera se le ordenó «rodar hasta el punto de espera C5», un lugar en el sistema de pistas de rodaje del aeródromo donde las aeronaves esperan permiso para ingresar en la pista principal de despegue.

La transcripción muestra que el avión de la Guardia Costera acusó recibo de la llamada del tráfico aéreo para rodar hasta el punto de espera, su última transmisión antes de la colisión.

Las transcripciones parecen contradecir al capitán del avión de la Guardia Costera, el único de los seis tripulantes que sobrevivió, quien dijo a los investigadores que le habían dado permiso para entrar en la pista a la que, al mismo tiempo, se acercaba el avión JAL.

La BBC también encontró información que sugiere que es posible que la importante serie de luces en el punto de espera no funcionaban.

Pero los expertos señalan que hay otras señales visuales, como marcas pintadas, que mostrarían dónde los aviones deben detenerse antes de llegar a la pista.

Con información de la BBC.