julio 22, 2024

Un grupo de personas se concentró este viernes en Lima para reclamar la derogación de un decreto del Ministerio de Salud de Perú, que incluye la transexualidad y el travestismo como una enfermedad mental.

«Definitivamente esta medida del Estado es indignante y completamente degradante para toda la población trans del país», dijo a EFE la directora de Féminas Perú, Leila Huertas.

El pasado 10 de mayo, el Ministerio de Salud peruano publicó la actualización del Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS) en el que se incluyó el «transexualismo, el transvestismo de rol dual y el trastorno de la identidad de género en la niñez» como enfermedades de salud mental, lo que ha provocado la reacción de activistas y algunas voces políticas.

El grupo de personas portaba carteles que rezaban frases como «La transfobia mata», «Nada que curar ser trans no es una enfermedad mental», «Mi vida es libertad no un trastorno y «Nada que curar», entre otros.

«Este decreto nos expone a la violencia de la sociedad y de las armas legales. El Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) viene apelando desde 2018 para poder llevar a cabo un bloqueo legal para el acceso al derecho de la identidad, lo que ha hecho ahora el Ministerio de Salud es darle una herramienta más para evitar que tengamos este derecho», añadió Huertas.

Con los colores de la bandera del colectivo trans, rosa, blanco y celeste, y del colectivo LGTBIQ+, las personas manifestantes acudieron tras la convocatoria de organizaciones como Amnistía Internacional y otras asociaciones de derechos.

El Gobierno peruano descartó, hasta ahora, derogar el decreto que cataloga la transexualidad como «trastorno mental», alegando que de hacerlo impediría que los afiliados al sistema de Salud accedan a más servicios de salud mental.

Fuente: EFE