julio 14, 2024


Clarisa Figueroa atrajo a Marlen Ochoa López, quien estaba embarazada de 9 meses, a su casa prometiéndole ropa de bebé gratis

Una mujer de Chicago fue condenada a 50 años de prisión por el asesinato en 2019 de una mujer embarazada de 9 meses, cuyo bebé fue sacado de su vientre

Clarisa Figueroa cambió su declaración a culpable de asesinato en primer grado el martes. La sentencia de 50 años llegó 5 años después de que presuntamente asesinara a Marlen Ochoa López, de 19 años, el 23 de abril de 2019, y le sacara el bebé del vientre.


La jueza del condado de Cook, Peggy Chiampas, le preguntó a Figueroa si entendía que tendría que cumplir el 100% de ese tiempo y no obtendría una liberación anticipada.

«Sí», respondió Figueroa.


La declaración de culpabilidad de Figueroa llegó después de que su hija, Desiree Figueroa, admitiera ayudar a su madre en el elaborado plan de asesinato.

Desiree accedió a testificar contra su madre y fue condenada a 30 años de prisión.
Las autoridades dijeron que el plan comenzó después de que el hijo adulto de Figueroa muriera de causas naturales y la mujer comenzara su desesperada búsqueda de un recién nacido.


Las autoridades dijeron que publicó una ecografía y fotos de una habitación decorada para un bebé en su página de Facebook.
En marzo de 2019, ella y Ochoa-López se conectaron en una página de Facebook para mujeres embarazadas. Figueroa presuntamente mintió a Ochoa López sobre estar embarazada.

La madre e hija presuntamente atrajeron a la víctima de 19 años a su casa en Chicago con la promesa de ropa de bebé gratis después de publicar un anuncio en Facebook.

«Ella estaba regalando ropa, supuestamente bajo el pretexto de que a sus hijas les habían dado ropa, y tenían toda esta ropa de niño extra», dijo Cicilia García, portavoz de la familia.

Los detectives que investigaban la desaparición de Ochoa López descubrieron que había ido a la casa de los Figueroa.


Después de encontrar el automóvil de Ochoa López cerca de la casa de Figueroa, encontraron su cuerpo en un bote de basura fuera de la casa.

Más tarde, Figueroa llamó al 911, mintiendo que había dado a luz y que su recién nacido no estaba respirando.


Cuando el niño fue llevado por los paramédicos a un hospital, las enfermeras sospecharon, y el niño fue sometido a pruebas de ADN. Las pruebas determinaron que el bebé era hijo de Ochoa López y su esposo. El bebé, Yovanny Jadiel López, murió meses después, en junio de 2019.

Clarisa Figueroa engañó a su novio, Piotr Bobak, haciéndole creer que era el padre, según la policía y los fiscales.

Bobak limpió la escena del crimen y fue condenado a cuatro años de prisión después de declararse culpable de obstrucción a la justicia. Fue puesto en libertad condicional el año pasado.