julio 16, 2024

En Amarillo, Texas, una joven madre, Angel Lynn Marie Varner, de 20 años, enfrenta cargos de asesinato por la muerte de su hijo de 7 meses, Jackson Knight Blackmon. La tragedia salió a la luz cuando los servicios de emergencia encontraron al bebé sin vida en el hogar que Varner compartía con el padre del niño y otros dos compañeros de cuarto.

Según informes de la policía, una autopsia posterior reveló que la causa de la muerte fue un traumatismo contundente. Sorprendentemente, Varner, en un aparente intento de encubrir el crimen, solicitó donaciones en GoFundMe para el funeral, la cremación y la creación de joyas funerarias con las cenizas de su propio hijo.

Uno de los compañeros de Varner relató a la policía que escuchó llorar al bebé alrededor de las 2:30 de la mañana. Varner supuestamente tomó al niño, lo llevó a su habitación, y poco después se oyó un perturbador sonido. Más tarde, Varner admitió haber arrojado al bebé a la cama, aplicándole presión en el abdomen hasta que dejó de llorar, para luego arrojarlo al suelo.

Las autoridades confrontaron a Varner con los resultados de la autopsia, momento en el que confesó su impactante acción. En un giro aún más perturbador, la joven madre había creado una página en GoFundMe, solicitando ayuda financiera para el funeral y la cremación del niño, así como para adquirir joyas con sus cenizas.

La página de GoFundMe ha sido eliminada, y la plataforma confirmó que los fondos recaudados no fueron entregados a Varner. Mientras tanto, la acusada se encuentra tras las rejas en la cárcel del condado de Potter, y el caso sigue desarrollándose, dejando a la comunidad conmocionada por esta impactante tragedia y estafa.