julio 19, 2024

Durante la actividad, el niño se sumergió en un tanque con tiburones de arrecife, acompañado por otros participantes equipados con escafandras de vidrio y tanques de oxígeno. En un giro inesperado, uno de los depredadores pasó entre las piernas del niño, haciéndolo perder el equilibrio, momento que aprovechó para morderle en la pierna, cerca de la pantorrilla, provocando una herida sangrante.

Las imágenes del incidente, reveladas recientemente, muestran una estela de sangre en el agua, con el niño nadando hacia la superficie antes de ser rescatado por su padre, quien saltó al agua para ayudarlo a salir. Posteriormente, el padre corrió en busca de atención médica para su hijo.

La Policía de las Bahamas informó sobre el incidente, confirmando que el niño fue trasladado a un hospital en condición estable. Sin embargo, no se han proporcionado detalles sobre la gravedad de las heridas o las circunstancias que llevaron al tiburón a atacar.

Tras el suceso, la atracción ha sido cerrada mientras se lleva a cabo una investigación y el resort reevalúa sus procedimientos para garantizar la seguridad de los participantes.