julio 22, 2024

Varios estados de la OTAN y de la Unión Europea consideran el envío de tropas a Ucrania de forma bilateral, según afirmó el primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, en declaraciones previas a una reunión de líderes europeos en París, informa The Telegraph.

Fico, conocido por su postura prorrusa, ha sido tradicionalmente reticente al envío de ayuda militar a Ucrania, pero esta declaración marca un cambio significativo en su posición.

Robert Fico, Primer Ministro de Eslovaquia.

«Me limitaré a decir que estas tesis (en preparación para la reunión de París) implican que varios estados miembros de la OTAN y la UE están considerando que enviarán sus tropas a Ucrania de forma bilateral», afirmó Fico, sin especificar los propósitos de dicha acción ni las actividades que llevarían a cabo las tropas en el terreno.

Sin embargo, Fico dejó claro que Eslovaquia, miembro tanto de la OTAN como de la UE, no se uniría a esta posible iniciativa y advirtió sobre el riesgo de una escalada inminente del conflicto en la región.

Estas declaraciones contrastan con las anteriores posturas de Fico, quien en enero había negado la existencia de guerra en Kiev y había descrito la vida en la capital ucraniana como «absolutamente normal».

La reunión en el Palacio del Elíseo, donde se esperaba la participación de unos 20 líderes europeos, incluido Fico, tenía como objetivo enviar un mensaje de determinación a Moscú en el tercer año de guerra en Ucrania.

Desde el inicio del conflicto, los miembros de la OTAN han proporcionado un importante respaldo a Ucrania, suministrando miles de millones de dólares en armas y municiones, además de entrenar a las fuerzas ucranianas. No obstante, los líderes de la OTAN, entre ellos el presidente estadounidense Joe Biden, han enfatizado la necesidad de evitar un enfrentamiento directo con Rusia, que podría desencadenar una guerra a escala global.

La posibilidad de desplegar tropas directamente en Ucrania marca un punto de inflexión en la postura de varios países occidentales, que hasta ahora habían preferido ofrecer apoyo logístico y material sin involucrarse directamente en el terreno. Sin embargo, la situación sigue siendo delicada, ya que un paso en falso podría desencadenar una escalada aún mayor en el conflicto entre Ucrania y Rusia.