julio 22, 2024

En los confines desolados de la frontera entre Estados Unidos y México, una escena desgarradora se desarrolla a diario: perros leales, una vez amados por sus dueños migrantes, ahora deambulan solos, abandonados a su suerte en un paisaje hostil.

Estos fieles compañeros han caminado miles de kilómetros junto a sus dueños en busca de una vida mejor, solo para encontrarse abandonados en manadas una vez que alcanzan la frontera. Muchos migrantes, sin darse cuenta de las estrictas regulaciones de entrada para mascotas, traen consigo a sus perros o los recogen en el camino, solo para descubrir que no pueden llevarlos consigo a los centros de procesamiento federales ni a través de la frontera.

James Keivom

El paisaje se ve ahora salpicado de montones de ropa, mochilas y, desgarradoramente, perros desamparados. En Eagle Pass, Texas, el nypost ha detectado docenas de razas de perros domésticos que ahora deambulan como callejeros, luchando por sobrevivir en condiciones adversas.

Las autoridades locales, junto con miembros de la Guardia Nacional, hacen lo que pueden para alimentar y cuidar a estos animales abandonados, pero el problema es abrumador. Los requisitos estrictos de entrada de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que incluyen microchips y certificados de vacunación, excluyen a muchos perros de ingresar legalmente al país, especialmente aquellos provenientes de países considerados de alto riesgo de rabia.

James Keivom


A medida que los migrantes continúan llegando en números récord, el número de perros abandonados también está en aumento, exacerbando aún más la crisis. Varios grupos de rescate de animales han lanzado misiones para ayudar a reunir a estos perros con sus dueños migrantes, pero la mayoría de ellos ya han partido hace tiempo.

La situación es desgarradora no solo para los perros, sino también para las comunidades locales. Los refugios de animales están desbordados, incapaces de hacer frente al flujo constante de perros sin hogar. Aunque las autoridades locales intentan encontrar nuevos hogares para estos animales, el problema persiste y se extiende tierra adentro, afectando áreas como Colony Ridge, al norte de Houston.

James Keivom

Organizaciones como PETA están presionando a la administración para que permita la entrada de mascotas bajo ciertas condiciones, como la vacunación o la cuarentena. Sin embargo, con la situación migratoria siendo un tema tan polarizador en la política estadounidense, es incierto si estas propuestas serán consideradas.

A medida que el debate político continúa, miles de perros continúan sufriendo las consecuencias de la migración descontrolada. Abandonados a lo largo de la frontera, estos leales compañeros esperan en vano a que sus dueños regresen, en una historia desgarradora de pérdida y abandono en medio de la búsqueda de un futuro mejor.