julio 22, 2024

La Fiscalía de Perú ha solicitado una condena de 34 años de prisión para el expresidente Pedro Castillo por su presunta participación en el fallido golpe de Estado del 7 de diciembre de 2022. Según el Ministerio Público, Castillo está acusado de los delitos de rebelión, abuso de autoridad y grave perturbación a la tranquilidad pública.

Desde ese día, el exmandatario se encuentra recluido cumpliendo una orden de prisión preventiva de 18 meses. Además, pesa sobre él otra orden de 36 meses de prisión preventiva mientras se lleva a cabo una investigación por su presunta participación en una red corrupta en el Ejecutivo.

El 7 de diciembre, Castillo anunció el cierre del Parlamento, la reorganización del sistema de justicia y la instalación de un Ejecutivo de emergencia que gobernaría por decreto. Como consecuencia de esta decisión, fue destituido por el Congreso y posteriormente arrestado por su propia escolta.

La Fiscalía también ha solicitado una condena de 25 años de prisión para la entonces primera ministra, Betssy Chávez, por el delito de rebelión. Chávez se encuentra bajo prisión preventiva desde junio de 2022 como parte de la investigación por el fallido golpe de Estado.

Asimismo, el Ministerio Público ha pedido una condena de 25 años de prisión para los exministros de Comercio Exterior, Roberto Sánchez Palomino, y del Interior, Willy Huerta Olivas, así como para los oficiales de la Policía Nacional del Perú (PNP) Manuel Lozada Morales, Jesús Venero Mellado y Eder Infanzón Gómez. Por su parte, para el también ex primer ministro Aníbal Torres se ha solicitado una pena de 15 años de prisión por el delito de rebelión.

Con información de EFE.