julio 22, 2024

Durante un vuelo de VietJet desde Taipei a Bangkok, el piloto Jakarin Sararnrakskul vivió un momento extraordinario cuando abandonó la cabina para asistir en el nacimiento de un bebé a bordo. Con 18 años de experiencia en la aviación y padre de un hijo, Sararnrakskul estaba pilotando el avión cuando la tripulación de cabina le informó sobre una emergencia: una mujer estaba dando a luz en uno de los baños del avión.

Sararnrakskul rápidamente cedió el control del avión a su copiloto y corrió hacia la mujer en labor de parto. Al llegar, se encontró con una situación crítica: el bebé estaba por nacer. Sin dudarlo, Sararnrakskul se convirtió en parte del equipo de asistencia médica improvisado y ayudó a traer al bebé al mundo mientras el avión seguía volando a gran altura sobre el suelo.

El piloto, en declaraciones a Viral Press, admitió que nunca había experimentado algo así en sus 18 años de carrera. Sin embargo, su rápida respuesta y habilidades demostraron ser vitales en este momento de emergencia.

Después del nacimiento, el avión aterrizó en Bangkok, donde los paramédicos esperaban para atender a la madre y al recién nacido. Ambos fueron declarados sanos y salvos, lo que generó un gran alivio en la tripulación y los pasajeros.

Sararnrakskul, visiblemente emocionado, expresó su orgullo por haber contribuido al milagroso nacimiento del bebé en el aire. La tripulación, en un gesto simbólico, apodó al bebé «Sky» en honor a su peculiar llegada al mundo.

Este evento no solo destaca la importancia de la preparación y la capacidad de respuesta de la tripulación en situaciones de emergencia, sino también la sorprendente capacidad humana para adaptarse y brindar ayuda en circunstancias inesperadas.