julio 19, 2024

En medio del caos desatado por la fuga de líderes criminales de Los Choneros y Los Lobos, un grupo de delincuentes armados tomó el control del canal de televisión TC en Guayaquil. La transmisión en vivo capturó momentos de terror cuando periodistas y trabajadores fueron amenazados con armas y explosivos.

La policía informó que los empleados han sido rescatados y se encuentran a salvo. Sin embargo, la toma inició con un mensaje amenazante de uno de los criminales encapuchados, quien advirtió: «Para que sepan que no se deben jugar con las mafias». Posteriormente, obligaron a un presentador a pedir en vivo la retirada de la Policía, desatando disparos y caos entre los trabajadores.

Informes más recientes indican que unidades especializadas de la policía ingresaron a las instalaciones de TC Televisión. La transmisión en vivo mostró a un colega herido antes de que la señal abierta se interrumpiera.

Directivos de medios públicos han solicitado protección al gobierno ante la violencia que enfrenta el país. Jeannine Cruz, presidenta del Consejo de Comunicación, expresó: «Nos pusimos en contacto con la gerente de medios públicos para el acompañamiento a los mismos por parte de la fuerza pública, un escuadrón está fuera de las instalaciones de TC en este momento».

Organismos de protección como Fundación Periodistas Sin Cadenas emitieron alertas urgentes, mientras Fundamedios destacó: «TC Televisión, uno de los canales más importantes del país, es tomado por grupos delincuenciales armados. No se conoce la situación de los trabajadores ni si los criminales continúan en las instalaciones».

La Policía de Ecuador confirmó su respuesta: «Ante el ingreso de delincuentes a las instalaciones de un medio de comunicación en Guayaquil, nuestras unidades especializadas se encuentran desplegadas en el lugar para atender esta emergencia».

La transmisión en vivo continúa, aunque las luces del set están apagadas y solo se escucha música de fondo. La incertidumbre persiste mientras el país enfrenta uno de los episodios más violentos en su historia mediática.