julio 14, 2024

La presidenta de Hungría, Katalin Novak, ha presentado su renuncia luego de enfrentar una ola de indignación por haber concedido un indulto a un implicado en abusos sexuales a niños. Novak, cercana política al primer ministro Viktor Orbán, reconoció haber cometido un error y declaró: “Renuncio a mi cargo”. Esta decisión fue anunciada en un video emitido por la televisión pública, tras su regreso anticipado de una visita a Catar.

El escándalo se desató a raíz del indulto concedido en abril de 2023 a un antiguo subdirector de un hogar para menores, condenado en 2022 por encubrir abusos sexuales a niños y adolescentes internados. La polémica generó una fuerte presión social para que Novak renunciara, y la oposición del país había pedido su dimisión desde que los medios locales revelaron la escandalosa decisión.

En respuesta a la controversia, Orbán propuso una enmienda constitucional que prohibiría en el futuro los indultos a condenados por crímenes contra niños. Sin embargo, la propuesta no fue suficiente, y miles de húngaros se congregaron delante de la sede de la presidencia, en el Castillo de Buda, exigiendo la renuncia de Novak, por considerar que no era digna para ocupar el cargo.

Pocos minutos después de la dimisión de Novak, otra de las aliadas de Orbán, Judit Varga, anunció también su “retirada de la vida pública” por haber dado su visto bueno al indulto mientras era ministra de Justicia. Esta situación ha generado una gran conmoción en Hungría y ha puesto de manifiesto la indignación de la sociedad ante este escandaloso episodio.