julio 22, 2024

La renombrada estrella del pop colombiana, Shakira, ha alcanzado un acuerdo con los fiscales españoles para resolver un caso de fraude fiscal que la tenía al borde del juicio. La cantante aceptó pagar una multa significativa de 7,3 millones de euros (US$8 millones), evitando así una posible condena de ocho años de prisión y una multa adicional de 23,8 millones de euros (US$26 millones), solicitada por los fiscales, según la BBC.

Las acusaciones contra Shakira se centraban en un presunto fraude fiscal de 14,5 millones de euros (US$15,8 millones) cometido entre los años 2012 y 2014. Aunque aceptó una pena de tres años de cárcel, no cumplirá con esta condena, optando en su lugar por el pago de 432.000 euros adicionales (US$472.000) para evitar el encarcelamiento.

La cantante, quien ya reembolsó la cantidad objeto de fraude, justificó su decisión señalando la prioridad de sus hijos. En una declaración extensa, expresó que sus hijos «no quieren ver a su madre sacrificar su bienestar personal en esta lucha».

Previo a este acuerdo, Shakira había rechazado una oferta de arreglo por parte de los fiscales, mostrando su disposición a enfrentar el juicio. La artista lamentó la situación, mencionando que las autoridades fiscales en España la involucraron injustamente en un caso que le ha llevado años de lucha.

La disputa gira en torno al estatus de residencia de Shakira entre 2012 y 2014, periodo en el cual los fiscales sostienen que la cantante vivía en España, mientras ella argumenta que su residencia principal estaba en otro lugar. Esta controversia se acentuó en julio, cuando los fiscales alegaron la compra de una casa en Barcelona en 2012, utilizada como vivienda familiar con su entonces pareja, el futbolista Gerard Piqué.

Shakira, en defensa, afirmó que la mayor parte de sus ingresos provenían de giras internacionales hasta 2014, y que España no era su residencia principal en ese período. La artista, quien declaró España como su lugar de residencia fiscal en 2015, ha abonado 17,2 millones de euros (US$18,8 millones) en impuestos, sin deudas pendientes.

Esta situación no es ajena a la expareja de Shakira, ya que en 2019, el tribunal español multó a Piqué con 2,1 millones de euros (US$2,3 millones) por evasión de impuestos entre 2008 y 2010. La separación de la pareja fue anunciada a principios de junio de 2022, tras 11 años juntos, dejando atrás una relación que dio fruto a dos hijos, de 7 y 9 años.