julio 16, 2024

Las autoridades médicas checas se encuentran en medio de múltiples investigaciones después de que médicos del Hospital Universitario Bulovka de Praga practicaran un aborto a la mujer equivocada. El incidente tuvo lugar el 25 de marzo, cuando por error interrumpieron el embarazo de una mujer que tenía cuatro meses de gestación, según informó The Evening Standard.

La víctima, quien acudió al hospital para un chequeo de rutina, fue sometida a anestesia destinada a otra paciente y se le realizó un legrado sin su consentimiento ni conocimiento, resultando en un aborto espontáneo. Tanto ella como la mujer que se suponía iba a ser intervenida eran de ascendencia asiática, lo que ha generado especulaciones sobre una posible barrera del idioma como causa del error, aunque las autoridades médicas aún están investigando.

El personal médico involucrado, incluyendo enfermeras, médicos, un ginecólogo y un anestesiólogo, no detectaron el error en el momento. Sin embargo, tras el incidente, todos han sido suspendidos y están siendo investigados por negligencia grave. La policía también está llevando a cabo su propia investigación, tratando el caso como un asunto de lesiones corporales.

La mujer afectada ha recibido disculpas por parte del hospital y se le ha ofrecido una compensación por la tragedia. Jan PÅáda, vicepresidente de la Cámara Médica Checa, ha destacado que una paciente que habla checo probablemente se habría resistido activamente a someterse a un procedimiento que no comprende, lo que pone de relieve la importancia de la comunicación en la atención médica.

David Marx, presidente de la Sociedad Checa para la Calidad de la Atención Médica, ha subrayado la necesidad de realizar un análisis exhaustivo para identificar las causas del error y establecer medidas para prevenir futuros incidentes similares.