julio 13, 2024

Un estudiante universitario de Liverpool ha sido sentenciado a 13 años en un instituto correccional para jóvenes delincuentes por escribir y compartir una guía detallada sobre la construcción y el uso de bombas, armas de fuego y venenos. Jacob Graham, de 20 años, motivado por un odio hacia el gobierno y «preocupaciones ecológicas», fue encontrado culpable de preparar actos terroristas al proporcionar asistencia a otros.

El juicio, que tuvo lugar en la Corte de la Corona de Manchester, reveló que Graham fue absuelto de planear un ataque específico, pero fue condenado por poseer y compartir material terrorista. El juez de la Corte Suprema, Mr. Justice Goose, lo describió como un «joven peligroso» que había fantaseado con lanzar una campaña de bombardeos que podría haber resultado en la muerte de al menos 50 personas.

Según las declaraciones en el tribunal, Graham había creado y difundido un documento entre mayo de 2022 y mayo de 2023, que contenía instrucciones detalladas sobre cómo construir bombas de clavos, escopetas y consejos sobre cómo evadir a la policía. Este documento estaba dirigido, en palabras de Graham, a «todos los marginados, los don nadie sociales, los anarquistas, terroristas (futuros y presentes) y cualquiera que quiera luchar por la libertad».

El juez Goose destacó que aunque Graham había sido absuelto de planificar un acto terrorista específico, en otro documento expresó su deseo de llevar a cabo una campaña de bombardeos, estimando que tomaría de tres a cinco años para que su plan se realizara.

Durante el juicio, se reveló que Graham había acumulado una vasta «biblioteca digital» de material terrorista en línea, del cual derivó las instrucciones detalladas que compartió. Se encontraron pruebas adicionales dentro de su residencia en Norris Green, donde vivía con su madre y su hermana. Los agentes de Contraterrorismo de la Policía del Noroeste descubrieron una cantidad significativa de productos químicos que podrían ser utilizados como ingredientes en diversas mezclas explosivas.

El fiscal, Alistair Richardson, presentó un informe psicológico que describía a Graham como de «inteligencia por encima del promedio» y que él «se veía a sí mismo como un líder capaz de influenciar a otros». Sin embargo, la defensa argumentó que Graham estaba pasando por un momento «difícil» y que su salud mental había sido afectada por el trastorno de estrés postraumático complejo (TEPT) causado por experiencias traumáticas en su infancia y adolescencia, así como por el impacto de los bloqueos de Covid.

La abogada defensora, Frida Hussain, afirmó que no había una «ideología claramente definida o motivación política» en el caso de Graham, y que no había planes específicos para matar personas. Sin embargo, el juez Goose consideró que había un «riesgo significativo» para el público debido a la posibilidad de que Graham cometiera delitos terroristas graves en el futuro.

Además de la sentencia de prisión, Graham fue ordenado a mantener informada a la policía sobre su paradero durante 30 años como parte de los términos de una Orden de Prevención de Delitos Graves (SCPO). Det Supt Andy Meeks, de Contraterrorismo de la Policía del Noroeste, expresó su preocupación por la capacidad de las personas para cometer tales delitos desde la comodidad de sus hogares, lo que resalta la importancia de la vigilancia y la acción preventiva en la lucha contra el terrorismo.