julio 12, 2024

En un comunicado de prensa emitido el 30 de noviembre de 2023, el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, anunció una demanda contra Pfizer, Inc., acusándolos de tergiversar la efectividad de su vacuna contra el COVID-19 y de conspirar para censurar la discusión pública sobre el producto.

La demanda alega que Pfizer llevó a cabo actos y prácticas falsas engañosas al hacer afirmaciones no respaldadas sobre la eficacia de su vacuna, violando la Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas. Se destaca que la representación generalizada de Pfizer de que su vacuna poseía una eficacia del 95% contra la infección fue altamente engañosa, ya que este porcentaje se basó en un cálculo de «reducción de riesgo relativo» en los resultados iniciales de su ensayo clínico de dos meses.

Según Paxton, Pfizer fue advertido en ese momento de que la protección de la vacuna no podía predecirse con precisión más allá de dos meses, pero la compañía creó una impresión falsa de que la protección era duradera y retuvo información que socavaba sus afirmaciones sobre la duración de la protección. Además, la demanda sostiene que, a pesar de que el ensayo clínico de Pfizer no midió si la vacuna protege contra la transmisión, la compañía inició una campaña para intimidar al público a vacunarse como una medida necesaria para proteger a sus seres queridos.



La demanda también señala que, después de que quedara evidente el fracaso del producto de Pfizer, la empresa intentó silenciar a quienes revelaban la verdad sobre la vacuna, etiquetándolos como ‘criminales’ y acusándolos de difundir ‘desinformación’. Pfizer habría presionado a plataformas de redes sociales para silenciar a los informantes destacados.

En declaraciones, el Fiscal General Paxton expresó: «Estamos buscando justicia para los habitantes de Texas, muchos de los cuales fueron coaccionados por mandatos tiránicos de vacunas para aceptar un producto defectuoso vendido con mentiras. Los hechos son claros. Pfizer no dijo la verdad sobre sus vacunas contra el COVID-19».

Esta demanda sigue a la investigación realizada por el Fiscal General Paxton y otros fabricantes de vacunas, anunciada a principios de este año. Paxton afirma que utilizará todas las herramientas a su disposición para proteger a los ciudadanos que, según él, fueron engañados y perjudicados por las acciones de Pfizer.