julio 15, 2024

El primer grupo de migrantes llegó al Campo Floyd Bennett en Brooklyn, solo para rechazar enérgicamente el sitio de viviendas remotas proporcionado por el alcalde Eric Adam.

Decenas de familias de migrantes fueron transportadas al lugar el domingo, pero después de echar un vistazo, muchos regresaron rápidamente a los autobuses, expresando su descontento con la ubicación y la falta de información previa.

«Nosotros no sabíamos a dónde íbamos», se quejó uno de los padres de familia. «Trabajo en el Bronx. Mis hijos van a la escuela en el Bronx. Para nosotros vivir aquí es ridículo. Estamos regresando», agregó con frustración.

La ubicación remota del campo y las preocupaciones de seguridad, incluidos problemas de acceso a supermercados y la lejanía de infraestructuras clave, generaron críticas inmediatas. La asambleísta estatal Jaime Williams, cuyo distrito incluye el parque nacional, visitó el lugar el domingo y habló con un representante de Health and Hospitals de la ciudad, quien reveló que muchos migrantes estaban asustados y confundidos, y simplemente querían irse.

«Es un desastre esperando a suceder», advirtió Williams sobre la situación en el campamento de tiendas de campaña, subrayando las condiciones climáticas extremas y la carencia de servicios esenciales. «No es la ubicación ideal para que nadie viva. No hay supermercado. No hay infraestructura», destacó.


La falta de previsión y comunicación por parte de la administración Adams ha desatado críticas, y Williams ha anunciado su intención de contactar a la Legal Aid Society, al alcalde y al gobernador para solicitar la revocación del contrato del sitio.

Sin embargo, un portavoz de la administración Adams defendió la elección del Campo Floyd Bennett, argumentando que se han agotado las opciones disponibles en la ciudad para albergar a más de 65,000 migrantes que actualmente están bajo cuidado municipal. Aseguraron que se les informó a los migrantes sobre la falta de espacio alternativo y que aquellos que abandonaron el campo podrían regresar si así lo deseaban.

Un conductor de autobús dijo que los trabajadores quedaron atónitos cuando muchos de los inmigrantes transportados en autobús al lugar se negaron a quedarse.

«Nos quedamos impactados cuando se dieron la vuelta y se fueron, sorprendidos», dijo el conductor al nypost. “Solo unas pocas personas se quedaron. No lo vimos venir”.

La ubicación del campo ha sido objeto de preocupación desde el principio, con funcionarios de bomberos de la ciudad advirtiendo que el antiguo aeródromo federal carece de infraestructura adecuada para albergar a personas, incluidos hidrantes de incendios ubicados a una distancia peligrosa. Además, la permisividad para que los solicitantes de asilo utilicen bicicletas eléctricas con baterías de litio ha aumentado las preocupaciones sobre posibles incendios, ya que este tipo de baterías ha sido la causa de varios incidentes mortales en la ciudad.

El representante Bruce Westerman, presidente del Comité de Recursos Nacionales de la Cámara, ya había expresado preocupaciones en septiembre sobre la idoneidad del antiguo campo de aviación como lugar para alojar migrantes.

Incluso el exgobernador Andrew Cuomo, en un discurso ante una audiencia en Brooklyn, cuestionó la decisión de utilizar el Campo Floyd Bennett como refugio para migrantes, calificándola como una acción que «desafía el sentido común».

El alcalde Adams, por su parte, ha asegurado que se han tomado medidas para garantizar la seguridad en el sitio, incluyendo áreas designadas para el almacenamiento de bicicletas eléctricas y servicios de transporte hacia los cinco distritos. Sin embargo, las críticas persisten, y la gobernadora Kathy Hochul, que obtuvo la aprobación de la administración Biden para utilizar el campo, ha instado al gobierno federal a hacer más para abordar la crisis migratoria en la ciudad.

Se espera que unos 2.000 solicitantes de asilo de la frontera de Estados Unidos con México eventualmente sean alojados en el sitio.