julio 19, 2024

Tres inmigrantes ilegales de Guatemala enfrentan graves acusaciones en Florida después de ser arrestados por presuntamente secuestrar y agredir sexualmente a una mujer en dos ocasiones. Marcos Felipe Ramírez, de 31 años, Darniel Ordónez Jiménez, de 30, y Andrés Felipe Morales, de 29, han sido detenidos por la Oficina del Sheriff del condado de Palm Beach tras un incidente ocurrido el 11 de marzo en Lake Worth.

Según los informes, la valiente víctima logró escapar y obtener ayuda, lo que llevó al arresto de los tres acusados. La Oficina del Sheriff ha detallado los cargos, que incluyen agresión sexual, encarcelamiento falso, conspiración para cometer agresión sexual y conspiración para cometer encarcelamiento falso.

El sheriff del condado de Palm Beach, Ric Bradshaw, no escatimó críticas hacia el gobierno federal, acusándolo de poner en peligro a los ciudadanos estadounidenses. Bradshaw expresó su preocupación durante una conferencia de prensa, destacando la gravedad del delito y su conexión con la situación en la frontera con México.

«No crean ni por un minuto que lo que pasa en la frontera con México no nos afecta aquí. Aquí tienen tres ilegales que nunca debieron estar en este país y que han cometido un delito gravísimo. Secuestro y agresión sexual a una señora». «No deberían estar aquí. Esto es lo mismo que vimos cuando el estudiante fue asesinado por la persona que estaba aquí ilegalmente», dijo Bradshaw.

Bradshaw recordó un caso anterior en el que un estudiante de enfermería de Georgia fue asesinado por un individuo que cruzó ilegalmente la frontera, lo que subraya su preocupación por la seguridad pública y el impacto de la inmigración ilegal en el país.

El sheriff advirtió sobre la presencia de pandillas peligrosas provenientes de Venezuela en Miami, señalando que representan una amenaza aún mayor que la infame MS-13. Esta situación, según Bradshaw, no se limita a Miami y podría extenderse a otras áreas.

El incidente en Lake Worth, donde la mujer fue secuestrada y agredida sexualmente en dos lugares diferentes, ha generado alarma en la comunidad. La víctima pudo escapar y buscar ayuda después de ser agredida por segunda vez cerca del lago Osborne Drive.

Tras una intensa búsqueda, las autoridades localizaron un vehículo que coincidía con la descripción proporcionada por la víctima, lo que llevó al arresto de Ramírez, Jiménez y Morales. Los tres hombres enfrentan cargos graves y fueron ingresados en la cárcel del condado de Palm Beach.

En su primera comparecencia ante el tribunal, se fijó una fianza de 200.000 dólares para cada uno de los acusados. Su próxima cita en la corte está programada para el 10 de abril.

El caso ha reavivado el debate sobre la inmigración ilegal y sus consecuencias en la seguridad pública. Las autoridades continúan investigando el incidente y hacen un llamado a cualquier persona con información relevante a que se presente y ayude en el proceso judicial.