julio 19, 2024

En una entrevista reveladora con Univisión, el expresidente Donald Trump abordó la escalada de violencia en Medio Oriente, particularmente en la región fronteriza entre Israel y Palestina. Con más de 4,000 niños perdidos en este conflicto, el entrevistador cuestionó a Trump sobre cómo Estados Unidos podría detener la matanza de personas inocentes en ambos lados de la frontera.

Trump respondió con su característico estilo directo, expresando la complejidad del conflicto y sugiriendo que, en ocasiones, es necesario permitir que las situaciones se desarrollen antes de intervenir. Señaló la presencia de una guerra liderada por Irán y destacó la astucia de este país en el escenario internacional. Trump enfatizó que la situación actual no debería haberse desencadenado.

El expresidente también compartió una perspectiva pesimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo entre Israel y Palestina. Haciendo referencia a Sheldon Adelson, un influyente empresario y negociador, Trump describió las discusiones que tuvo con Adelson sobre la viabilidad de un acuerdo duradero. Adelson, según Trump, sostenía que el odio arraigado en ambas comunidades impediría cualquier solución negociada.

Trump expresó su comprensión hacia la postura de Adelson, destacando la intensidad del odio que ha persistido a lo largo de los años. Hizo hincapié en la animosidad inculcada desde temprana edad en las escuelas palestinas, describiendo la educación que fomenta el odio hacia el pueblo judío. En este contexto, Trump mencionó la dificultad de llegar a un acuerdo cuando el odio es tan profundo y arraigado.

«El odio es tan increíble. Aprenden a odiar al pueblo judío desde los primeros años de la escuela, cualquiera que sea su forma de escuela, pero, ya sabes, odian el odio israelí. Es muy duro. Es. No hay odio como el odio palestino hacia Israel y el pueblo judío. Y probablemente también al revés, no lo sé. Ya sabes, no es tan obvio, pero probablemente sea eso. Así que a veces hay que dejar que las cosas se desarrollen y hay que ver dónde termina.».

El expresidente también compartió la tristeza que siente por la escalada del conflicto, lamentando la realidad de los ataques contra Israel y los contraataques a Gaza. Destacó la situación en Gaza como «increíble» y sugirió que, en algunos casos, es necesario dejar que las situaciones se desarrollen para comprender plenamente sus ramificaciones y posibles soluciones.