julio 15, 2024

Un trabajador lechero en Texas al que le diagnosticaron gripe aviar experimentó un sangrado doloroso en ambos ojos, como muestra una nueva imagen inquietante del paciente, y de uno de ellos le salió líquido.

El trabajador agrícola informó molestias y enrojecimiento en los ojos a fines del mes pasado después de entrar en contacto con ganado enfermo. El ganado mostró síntomas similares a los de las vacas del norte de Texas a las que se les diagnosticó el virus H5N1, según un informe médico publicado en el New England Journal of Medicine.

Al paciente se le diagnosticó rápidamente la cepa de gripe aviar tipo A H5N1, que se está propagando rápidamente entre el ganado.

Los médicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que inicialmente diagnosticaron a la persona no identificada, publicaron una fotografía como parte del informe el viernes. Describía los síntomas y mostraba los ojos inyectados en sangre del paciente con una grave hemorragia.

El ojo derecho, que experimentó el drenaje de líquido, estaba especialmente enrojecido.

Según los médicos, el trabajador usaba guantes pero no llevaba mascarilla ni protección para los ojos cuando trataba a los animales.

El virus pareció infectar sólo los ojos del peón y afortunadamente no se propagó a sus pulmones.

El paciente no tuvo cambios en la visión, fiebre ni otros síntomas y la conjuntivitis ardiente desapareció en unos días, según el informe.

El caso leve no está garantizado: si bien algunas personas no desarrollan ningún síntoma notable, otras pueden contraer una neumonía grave y potencialmente mortal.

Alrededor del 52% de los seres humanos que han contraído el H5N1 desde 2003 han muerto,  según la Organización Mundial de la Salud , y algunos expertos temen que la amenaza real llegue si se producen más mutaciones.

Al paciente se le dijo que se aislara y se le trató con un medicamento antiviral para la gripe, según los CDC.

La agencia dijo en un comunicado del 1 de abril que la amenaza para el público en general sigue siendo baja a pesar de la infección, pero aquellos con exposición cercana o prolongada a aves u otros animales infectados corren un mayor riesgo. Las autoridades también insisten en que el suministro de carne y lácteos del país no está en riesgo.

El trabajador de Texas se convirtió en la segunda persona en EE.UU. en contraer el virus, según funcionarios federales y estatales.

El último diagnóstico se produjo una semana después de que se informara que vacas lecheras en Texas y Kansas estaban infectadas con el virus. Desde entonces, rebaños en Michigan, Idaho y Nuevo México han dado positivo por gripe aviar. Según los CDC, un total de treinta y seis rebaños lecheros se vieron afectados hasta el jueves.

La primera infección humana se produjo en 2022, cuando un recluso contrajo la enfermedad mientras mataba aves infectadas en una granja avícola en Colorado.

Es la primera vez que la gripe aviar se encuentra en el ganado, pero ha prosperado en más mamíferos en los últimos años, según la Asociación Estadounidense de Medicina Veterinaria.