julio 14, 2024

Sarah Boone, una mujer de 42 años de Winter Park, Florida, está acusada de un crimen tan cruel como escalofriante: asesinar a su novio, Jorge Torres Jr., metiéndolo en una maleta y dejándolo allí hasta que murió asfixiado. Un caso que ha conmocionado a la opinión pública por los estremecedores detalles que han salido a la luz.

La tragedia se desencadenó la noche del 24 de mayo de 2020. El juicio a Sarah Boone, pospuesto ya en siete ocasiones, está programado ahora para mayo de 2024. Sarah Boone metió a su novio en una maleta y supuestamente lo dejó morir. Lo que comenzó como un juego de las escondidas terminó en un posible asesinato cruel. Los videos en su celular revelan los últimos momentos de agonía de Jorge Torres Jr.

Boone llamó al 911 para reportar que Torres estaba inconsciente. Cuando los paramédicos llegaron, no pudieron hacer nada por salvar la vida del hombre de 42 años. Había muerto en la escena del crimen más insospechada: el interior de una maleta.

Sarah Boone acusada de un acto de venganza contra su novio, Jorge Torres Jr., terminando en tragedia. (Foto: Oficina del Sheriff del Condado de Orange).

¿Pero qué llevó a Boone a cometer semejante acto? Según su versión inicial, todo comenzó de forma casi inocente. La pareja había estado bebiendo vino y, en un momento dado, decidieron jugar a las escondidas o al escondite. A Boone se le ocurrió que sería divertido que Torres se metiera en la maleta. Él accedió y ella cerró la cremallera. Después, Boone subió las escaleras y se desmayó, aparentemente por el efecto del alcohol. Horas más tarde, despertó al escuchar su celular sonando insistentemente. Fue entonces cuando se dio cuenta de que Torres seguía en la maleta. Bajó corriendo a sacarlo, pero ya era demasiado tarde.

Sin embargo, la investigación de la Oficina del Sheriff del Condado de Orange pronto reveló que la realidad era mucho más oscura. El relato de Boone estaba plagado de inconsistencias. Y la clave para desentrañar lo que realmente pasó estaba en su propio teléfono móvil.

Videos revelan los últimos momentos de desesperación de Torres dentro de una maleta.

Los detectives encontraron dos videos que echaban por tierra la versión del juego que había terminado en tragedia. En las perturbadoras imágenes se escucha a Torres gritar desesperado desde el interior de la maleta, suplicando por su vida: “¡No puedo respirar, es en serio!”. Pero Boone, lejos de ayudarlo, se ríe y lo ignora. “Por todo lo que me has hecho, que te jódete”, le espeta con desprecio.

¿Qué oscuros sentimientos llevaron a Boone a actuar con semejante crueldad? En los videos se la escucha decir: “Eso es lo que yo siento cuando me engañas”. ¿Una venganza surgida de los celos y el resentimiento acumulados en una relación tóxica? Porque, como se supo después, la pareja tenía un historial de violencia doméstica. Torres había sido arrestado varias veces por presuntos abusos contra Boone. Pero ella también tenía una detención por supuestamente estrangularlo en 2018. Un círculo vicioso de agresiones mutuas que terminó de la peor manera.

Mientras Torres agoniza encerrado, la maleta se mueve, revelando sus desesperados intentos por escapar de esa prisión mortal. Pero Boone, impasible, solo atina a ordenarle que “cierra la puta boca”.

Boone fue detenida y acusada de asesinato en segundo grado. Ha escrito cartas al juez afirmando que no ha tenido una representación adecuada. ¿Alegará legítima defensa, argumentando que actuó como una mujer maltratada que reaccionó ante el abuso? ¿O los fiscales lograrán que el jurado vea más allá, a una persona capaz de una frialdad letal? Las imágenes captadas por el celular de Boone serán, sin duda, una evidencia clave. Esos videos que registraron para siempre los desgarradores últimos momentos de Jorge Torres Jr.

El juicio a Sarah Boone, pospuesto ya en siete ocasiones, está programado ahora para mayo de 2024. Ha pasado por un desfile de abogados defensores que, uno tras otro, han ido renunciando a representarla. Un dato que no hace más que añadir incógnitas a este entuerto legal.

La familia de Jorge Torres Jr. sigue llorando una pérdida tan absurda como trágica. La de un hombre que murió de la forma más aterradora imaginable: encerrado, a oscuras, sintiendo que se acababa el aire mientras su pareja, la persona que debía amarlo, se burlaba de su agonía. Un final horripilante para una relación que, como tantas otras, se enredó en una espiral autodestructiva.

Con información de Infobae.