julio 22, 2024

Un Avión Boeing de United Airlines se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en Texas el lunes, apenas unos minutos después de su despegue, tras un incidente que causó pánico entre los pasajeros. El vuelo 1118, que partió del Aeropuerto Intercontinental George H. Bush de Houston con destino a Fort Myers, Florida, experimentó un fallo catastrófico en uno de sus motores, desatando llamas que se podían ver desde las ventanas de los pasajeros.

Un video impactante capturado por un pasajero muestra chispas de color naranja brillante disparándose desde el ala izquierda del avión, apenas a unos centímetros de las ventanas, mientras el cielo nocturno se iluminaba con la intensidad del fuego. Un miembro de la tripulación, visiblemente preocupado, se dirigió a los pasajeros a través del intercomunicador para informarles sobre la situación antes de que el video se cortara abruptamente.

El vuelo, que llevaba apenas unos quince minutos en el aire, decidió regresar a Houston poco antes de las 7 pm tras el incidente. Afortunadamente, ninguno de los pasajeros resultó herido en esta experiencia aterradora.

En un comunicado a Storyful, United Airlines confirmó que el vuelo 1118 había regresado debido a un problema con el motor y aseguró que el aterrizaje fue seguro, permitiendo que los pasajeros desembarcaran sin contratiempos. La compañía también anunció que se había organizado un nuevo avión para llevar a los clientes a su destino final.

El avión afectado era un Boeing 737-900, con un diseño similar a la flota Max que había sido retirada en enero debido a problemas de seguridad. La causa exacta del incendio del motor aún está siendo investigada por la Administración Federal de Aviación (FAA), mientras que United Airlines y Boeing colaboran estrechamente para esclarecer lo sucedido y prevenir futuros incidentes.