junio 20, 2024

En un dramático enfrentamiento dentro de una sucursal del Bank of America ubicada cerca de Bell Tower Shops en Fort Meyers, Florida, un presunto ladrón fue abatido a tiros por un francotirador policial el martes. El sospechoso, identificado como Sterling Ramon Alavache, de 36 años, había tomado como rehenes a dos personas a punta de cuchillo, según informaron las autoridades locales.

El sheriff del condado de Lee, Carmine Marceno, acompañado por el FBI, reveló que la situación se desencadenó poco después de las 11 am cuando las autoridades respondieron a una llamada de emergencia que alertaba sobre un atraco en curso. A su llegada, los agentes se encontraron con una escena caótica, con personas huyendo del banco en busca de seguridad.

Marceno relató que al entrar al banco, se encontraron cara a cara con el sospechoso armado con un cuchillo, quien además afirmaba tener una bomba. Con nervios de acero, las autoridades intentaron iniciar negociaciones para la liberación de los rehenes, mientras evaluaban la mejor estrategia para neutralizar la amenaza.

La situación tomó un giro aún más peligroso cuando el sospechoso presuntamente amenazó a uno de los rehenes, colocándole un cuchillo en la garganta. Ante la inminente amenaza a la vida de los rehenes y la seguridad pública, el francotirador SWAT tomó la difícil decisión de abrir fuego, acabando con la vida del agresor.

Afortunadamente, ambos rehenes resultaron ilesos, y Marceno expresó su alivio por la seguridad de su equipo y las víctimas involucradas en el incidente. Sin embargo, el francotirador SWAT responsable del tiroteo será puesto en licencia administrativa mientras se lleva a cabo una investigación exhaustiva sobre el suceso.

En un comunicado publicado en las redes sociales, Marceno lamentó el trágico desenlace de la situación y destacó la valentía de su equipo ante una amenaza activa al público en una situación altamente volátil. El sheriff instó a la comunidad a permanecer alerta y recordó la importancia de estar preparados para enfrentar situaciones de crisis como esta.

«Es un día triste cuando vidas inocentes corren peligro debido a los actos sin sentido de otros», declaró Marceno. «Que este incidente sirva como recordatorio de la importancia de permanecer alerta y estar preparados para actuar en situaciones de emergencia. Estoy agradecido de que ninguna vida haya sido perdida y de que ninguno de mis compañeros ni los rehenes haya resultado herido en este incidente».

Las autoridades continúan investigando los motivos y antecedentes del sospechoso, Sterling Ramon Alavache, quien tenía un extenso historial criminal que incluía delitos como tráfico de drogas, asalto agravado y portación ilegal de armas de fuego en varios estados.