junio 22, 2024

Un niño de Oklahoma es aclamado como un héroe, y con razón, por salvar las vidas de sus padres después de que un devastador tornado arrojó su camión contra una pila de árboles y los dejó en el hospital en estado crítico.

Branson Baker, de 9 años, salvó la vida de sus padres durante un tornado que devastó Oklahoma, en el sur de Estados Unidos.

El padre y la madre de Branson, Wayne y Lindy Baker, estaban tratando de llegar a un refugio en automóvil cuando su automóvil fue golpeado por la tormenta y se estrelló contra un árbol. Los dos resultaron gravemente heridos y atrapados entre las láminas de metal. Sin embargo, el niño logró liberarse.

Corrió por el camino en la oscuridad, sorteando cables eléctricos caídos y escombros, confiando únicamente en los destellos de los relámpagos para iluminar su ruta. Recorrió más de un kilómetro en aproximadamente 10 minutos, hasta llegar a la casa de un vecino, quien dio la alarma y pidió ayuda.

“Corrió lo más rápido que pudo, lo más fuerte que pudo, hizo una milla en 10 minutos. Eso es bastante impresionante para un niño pequeño”, dijo el tío de Branson, Johnny Baker, a CBS News.

Branson Baker corrió más de un kilómetro para salvar la vida de sus padres durante el fin de semana.

Los padres están hospitalizados en cuidados intensivos. Wayne Baker tiene un brazo roto y un esternón roto. Lindy sufrió una lesión pulmonar y una fractura de mandíbula. “Mamá, papá, por favor no mueran, volveré”, dijo Branson antes de salir a buscar ayuda. Y lo logró.

La familia intentaba huir de las tormentas cuando el tornado recogió su coche y lo arrojó contra un árbol.

Los Baker fueron solo una de las muchas víctimas de los 15 tornados que arrasaron el estado de Sooner el 27 de abril.

Wayne y Lindy Baker sufrieron lesiones importantes, incluidas fracturas de espalda, cuello y costillas.