julio 22, 2024

Dos combatientes de Vladimir Putin en Ucrania ocupada protagonizaron una ola de violencia ‘matando a siete personas’ con rifles Kalashnikov del ejército después de que presuntamente aterrorizaran a residentes de un pueblo que se negaron a darles alcohol, según informes.

Los soldados rusos «ebrios» Alexander Osipov, de 34 años, y Alexander Kaigorodtsev, de 37 años, dejaron un rastro de muerte en dos pueblos en la región de Kherson, se alega.

Las tropas condujeron en una camioneta militar UAZ Patriot exigiendo alcohol a los habitantes del pueblo y disparándoles si se negaban, según un informe del canal de Telegram VChK-OGPU.
«Matan a los residentes y queman sus casas si se les niega el alcohol», dijo el informe. Kaigorodtsev es un asesino condenado que había sido reclutado en el ejército de Putin.

La pareja, ahora detenida, sirvió en la 144ª División de Fusileros Motorizados de la Guardia de las Fuerzas Terrestres de Rusia.

A pesar de la masacre sangrienta, no se han abierto casos penales en los pueblos controlados por el ejército de Putin, informó el medio de comunicación independiente Astra.


Entre los muertos en la ola de violencia se encontraba la colaboradora Lyubov Tymchak, de 54 años, jefa del pueblo ocupado de Abrikosivka nombrada por Rusia, que antes había sido funcionaria ucraniana antes de pasarse a los ocupantes.


Según una versión, fue asesinada después de decirles a los hombres que no había casas vacías en el pueblo que pudieran ocupar.
Alexei Glinin, de 40 años, supuestamente compañero de Tymchak y militar ruso, también fue asesinado.


Sus cuerpos fueron ‘desfigurados’ y sus cráneos ‘partidos’, según el canal de Telegram VChK-OGPU, que ha sido vinculado a las fuerzas del orden rusas.


Otro residente de Abrikosivka, Sergei Shuvaev, de 32 años, fue asesinado a tiros, al igual que un militar ruso, llamado Maxim, cuyos cuerpos fueron incendiados. En el pueblo vecino de Podo-Kalynivka, la pensionista Valentina Starchenko, de 65 años, también fue asesinada, según se alega.

Rociaron los cuerpos de sus víctimas con combustible en las casas del pueblo y les lanzaron granadas para intentar ocultar su crimen, según informes.

Posteriormente, se encontraron dos cuerpos más, un hombre y una mujer, cuyos cuerpos estaban quemados y desfigurados, según informes. Osipov, un hombre casado, y Kaigorodtsev supuestamente confesaron cuatro asesinatos, pero ahora son sospechosos de un total de siete asesinatos.

Finalmente fueron detenidos ‘al borde de la inconsciencia’ después de su ola de violencia alimentada por vodka de contrabando.
En los lugares donde se produjeron los asesinatos, la policía encontró casquillos de balas, balas y anillos de granadas, según informes.


A pesar de esto, se informa que las autoridades de ocupación rusas no han abierto un caso penal.

Una fuente de las fuerzas del orden afirmó: ‘Lo hicieron porque estaban muy borrachos’.

Kaigorodtsev tiene condenas anteriores por asesinato, robo y tráfico de drogas a gran escala.

Un informe dijo que el caso será investigado por el 126º Departamento de Investigación Militar del Comité de Investigación de Rusia.